Pide el IMSS prevenir el “golpe de calor”

La insolación, puede llevar a complicaciones a la salud, tales como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos.
Comunicado de prensa

El golpe de calor, puede llevar al paciente a alcanzar temperaturas de 42ºC, causando daño a las células nerviosas, hígado y sin control, hasta todos los órganos

La contaminación ambiental y el aumento de los gases de efecto invernadero han elevado la intensidad del calor; ocasionando que la exposición prolongada a las altas temperaturas llegue a afectar las funciones vitales de las personas, informó el doctor Alonso Sansores Río, coordinador delegacional de Programas Integrados de Salud –PrevenIMSS- del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán.

El problema de la insolación se presenta, sobre todo, durante una “ola de calor”, que es un periodo prolongado de calor excesivo combinado con una humedad ambiental elevada, condiciones que se han presentado los últimos días en Yucatán.

Es por esto que el especialista del IMSS apuntó que una de las complicaciones a la salud que se presentan durante la temporada de calor es el agotamiento, que se produce por la pérdida excesiva de agua, se manifiesta con dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, malestar y dolor muscular.

Requiere reposo, un ambiente frío y rehidratación por varias horas; los casos más graves requieren soluciones intravenosas y se recuperan en aproximadamente un periodo de 12 horas.

Por otro lado, el llamado golpe de calor es el cuadro más grave y puede presentarse en individuos que están sometidos a estrés en un ambiente muy caluroso.

Estos pacientes pueden alcanzar temperaturas de 42ºC, lo cual provoca que se pierdan los mecanismos reguladores de la temperatura corporal, causando daño considerable a las células nerviosas, hígado y, por último, a todos los órganos. En algunos casos, pueden presentarse convulsiones y dificultad respiratoria.

“La persona que presente alguno de los síntomas mencionados anteriormente debe recibir atención médica urgente, ya que está en riesgo su vida”, indicó el coordinador delegacional de PrevenIMSS.

Para prevenir daños ocasionados a la salud por la exposición al calor se recomienda vestir ropa ligera y de colores claros, protegerse con sombreros, mojarse la cara frecuentemente y si es posible evitar salir entre las 12 y 16 horas o buscar la sombra al andar en la calle y beber mucha agua.

Además, se recomienda aumentar el consumo de frutas y verduras que aporten líquidos, sales y minerales; así como evitar ingerir bebidas alcohólicas, ya que aunque la cerveza y demás bebidas parecen calmar la sed, realmente facilitan la deshidratación.




Volver arriba