IMSS: Importante la detección temprana de hernias

Existen diversos factores que contribuyen a la aparición de las mismas, como la maternidad repetida, obesidad, desnutrición, senectud y las cirugías previas.
Comunicado de prensa

Las hernias constituyen la segunda causa de cirugía general en los adultos. Se desarrollan cuando se debilitan las capas internas del músculo abdominal y se produce un abultamiento o desgarre que forma un pequeño saco semejante a un globo; esto puede provocar que una parte del intestino o de tejido abdominal se meta en dicho saco, informó el doctor Manuel Cachón Camps, cirujano general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán.

En ocasiones, las hernias no producen malestar alguno, por otro lado, algunas pueden producir dolor y otros problemas potencialmente serios que podrían hacer necesaria una cirugía, como la estrangulación de la misma.

Es posible nacer con una hernia (congénita) o bien, desarrollarla con el paso del tiempo. Existen diversos factores que contribuyen a la aparición de las mismas y que debilitan las capas internas del músculo abdominal, como la maternidad repetida, obesidad, desnutrición, senectud y las cirugías previas. Los aumentos bruscos y repetitivos de presión abdominal favorecen la formación de hernias, así como individuos que padecen de estreñimiento o bronquitis crónica.

Los lugares en que comúnmente se producen son ingle, obligo y el sitio de una operación previa. Se caracterizan por presentarse como un abultamiento debajo de la piel, o es posible que la persona afectada sienta dolor al momento de levantar objetos pesados, toser, hacer fuerza cuando orina o mueve el vientre o cuando permanece de pie o sentado durante periodos prolongados.

Si se presenta dolor fuerte y continuo, enrojecimiento y sensibilidad en el área del abultamiento, ausencia de evacuaciones e incapacidad para canalizar gases, puede ser que la hernia se encuentre atrapada o estrangulada. Se dice que una hernia se estrangula cuando el aporte sanguíneo de la víscera atrapada es deficiente o se ha suspendido; en este caso es muy importante que el paciente acuda de inmediato a los servicios de urgencias para que un cirujano valore la situación, ya que requeriría de una intervención quirúrgica.

Por lo general, las cirugías de hernia no requieren internamiento previo, de modo que el paciente podrá regresar a su casa el mismo día en que se le realice. Sin embargo, requerirá de vigilancia o internamiento si el cirujano decide supervisar su evolución.

En cambio, si se somete a una intervención quirúrgica por una hernia estrangulada, existe la posibilidad de retirar el intestino (resección intestinal), lo que podría requerir de siete días de ayuno, así como de ocho a nueve días de hospitalización posteriores a la cirugía.

Existen dos técnicas para atender el problema: la primera es el abordaje abierto, consiste en una incisión de aproximadamente cinco o seis centímetros en el área de la hernia, para su posterior reparación mediante puntos; y la segunda que se trata mediante laparoscopia, técnica que consiste en intervenir órganos a través de una escisión o corte pequeño abdominal, por donde introducir una pequeña cámara para detectar, extirpar o y reparar afecciones mediante cortes sencillos y uso de pequeñas grapas quirúrgicas.




Volver arriba