IMSS exhorta a llevar una alimentación saludable para prevenir la obesidad

Las personas con grasa acumulada en el abdomen tienen mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.
Comunicado de prensa

El elevado consumo de productos chatarra, además de la llamada comida rápida (pizzas, hamburguesas, hot dogs); así como los antojitos mexicanos (tamales, tacos y tortas, entre otros), y el aumento en el consumo de embutidos, carnes rojas y alimentos con alto contenido calórico, se han convertido en malos hábitos alimenticios que se traducen en obesidad en edades cada vez más tempranas.

Esto lo informó el coordinador delegacional de Nutrición y Dietética del Instituto Mexicano del Seguro Social Delegación Yucatán, Elmer Oswaldo Chan Canto, quien además señaló que las personas con grasa acumulada en el abdomen, conocida como obesidad central o panza, tienen mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares; esto debido a que el exceso de tejido adiposo se transforma en grasa saturada y colesterol, las cuales taponean las arterias, lo que puede ocasionar cardiopatía isquémica e hipertensión arterial.

Es importante que los padres de familia cuiden la alimentación propia y de sus pequeños desde edades tempranas adquiriendo hábitos saludables y evitar, en la medida de lo posible, alimentos ricos en grasas y carbohidratos.

Existen dos tipos de obesidad, dependiendo donde se encuentra la acumulación de grasa: la central, ubicada en la zona del abdomen y tórax, conocida también como androide o de manzana; la otra es llamada ginecoide o de pera, en ella el exceso de tejido adiposo se encuentra en glúteos, cadera y piernas, por lo que el cuerpo de quienes la padecen es muy esbelto en la parte superior y de la cintura para abajo muy prominente.

La obesidad central, es más común después de los 18 años de edad, con mayor incidencia entre los 40 y 50 años. Aunque la frecuencia es más alta entre las mujeres por los embarazos y el sedentarismo, cada vez se va igualando entre los sexos y se da en personas más jóvenes.

El coordinador delegacional de Nutrición y Dietética del IMSS recomendó algunas medidas generales para prevenir el sobrepeso o la obesidad, como por ejemplo, evitar los ayunos prolongados, hacer tres comidas al día, con dos refrigerios saludables entre ellas, no dejando pasar más de seis horas entre cada una.

Antes de empezar a comer, es recomendable ingerir un vaso con agua e iniciar con una ensalada, para expandir la fibra y quedar satisfechos, con menos ingesta de alimentos pesados.

Existen varias formas de evaluar si se tiene o no sobrepeso u obesidad; la forma más sencilla consiste en medirse la cintura, en caso de la mujer debe ser inferior a 80 centímetros y en el hombre menor a 94, sí llegará a rebasar estos límites es necesario acudir con su médico en su Unidad de Medicina Familiar para ser evaluado en los módulos PrevenIMSS, para proporcionarle un programa de alimentación y de ejercicio físico de acuerdo a sus necesidades.




Volver arriba