IMSS: Desnutrición y anemia son consecuencia de mala alimentación

Comunicado de prensa

La alimentación desempeña un papel importante para prevenir enfermedades crónico-degenerativas; por lo que comer la cantidad necesaria de alimentos adecuados que requiere nuestro organismo para funcionar adecuadamente, es clave para la salud, indicó el técnico en nutrición del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, Elmer Chan Canto.

Los problemas alimenticios hacen más vulnerables a los menores, por lo que los requerimientos nutricionales de éstos hasta la adolescencia, deben estar cubiertos, incluso desde el embarazo, ya que una mala alimentación desde el vientre de la madre puede dejar retrasos de crecimiento y desarrollo, que en ocasiones llegan a ser irreversibles.

El especialista del IMSS indicó que para un desarrollo adecuado, es primordial tener una buena alimentación en cada etapa de la vida, ya que cuando existe una deficiencia en la misma, se puede llegar a desarrollar padecimientos tales como anemia o desnutrición.

La desnutrición en los niños trae consigo alteraciones en la capacidad de aprendizaje, que podrían manifestarse en las deficiencias al leer o escribir, teniendo como resultado malas calificaciones; mientras que en los adultos, deteriora la capacidad de la persona, además de que afecta su desarrollo laboral y social.

En tanto, la anemia es más frecuente en niños, aunque ninguna persona está exenta de padecerla, como consecuencia trae problemas tales como retraso en el crecimiento y desarrollo cognoscitivo, de la capacidad física mental y alteraciones en el comportamiento de las personas. Puede padecerse principalmente por falta de hierro o a una deficiencia de vitaminas, como son los fosfatos y la vitamina B12.

Tanto en la anemia como la desnutrición, si se les trata de manera temprana, pueden llegar a revertirse y contrarrestarse; esto se logra con una alimentación balanceada y saludable, tomando en cuenta los alimentos señalados en el Plato del bien comer, como son grades porciones de verduras y frutas; medianas de cereales, tubérculos y leguminosas, para finalizar con una porción pequeña de alimentos de origen animal. Lo importante es que se combinen adecuadamente todos los alimentos para no sufrir estas deficiencias.

Uno de los principales causantes de estos padecimientos es la desinformación de cómo llevar una alimentación adecuada, ya que en cada etapa de la vida las personas requieren de un aporte de alimentos, siendo de vital importancia obtener los nutrientes necesarios, en cantidad y calidad, según los requerimientos individuales.

Para cualquier información sobre el Plato del bien comer, no dude en acudir a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) en donde se encuentran los módulos de PrevenIMSS, donde personal calificado le sugerirá una alimentación saludable de acuerdo a sus necesidades individuales. Además, no olvide realizar actividad física por lo menos 30 minutos diariamente.




Volver arriba