IMSS: Adultos más propensos a desarrollar poliposis nasal

Los síntomas principales: sensación de ocupación nasal, dificultad para respirar, dolor de cabeza; alteraciones del olfato y del gusto.
Comunicado de prensa

Los pólipos nasales son los tumores benignos más frecuentes de las fosas nasales y resultan de una degeneración de origen inflamatorio de la mucosa nasal y/o senos paranasales. Los pólipos tienen una forma redonda y se localizan sobre todo en la pared lateral de las fosas nasales, informó el doctor Jesús Amador, médico no familiar con especialidad en otorrinolaringología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Yucatán.

Este padecimiento suele presentarse en individuos con asma (aproximadamente el 30 por ciento de los enfermos con poliposis tienen esta enfermedad) o personas mayores de 40 años, por lo que la población adulta tiene mayor riesgo de desarrollarlos. En México, la incidencia de pólipos nasales es dos a uno en relación hombre mujer.

No se conoce la causa definitiva que origina la formación de pólipos en las mucosas nasal y sinusal, aunque se sabe que hay varios factores que pueden contribuir, como son: inflamaciones persistentes o recurrentes de la mucosa nasal (que se da en padecimientos como la rinitis y sinusitis); a su vez, las alteraciones anatómicas de las fosas nasales o de los senos paranasales, al crear zonas donde se genera presión.

Los síntomas principales: sensación de ocupación nasal o la sensación de mucosidad imposible de eliminar. A medida que la enfermedad progresa van apareciendo otros síntomas, tales como dificultad para respirar, presencia de moco, dolor de cabeza y cara; además de alteraciones del olfato (hiposmia) y cambios en la sensación del gusto (hipogeusia).Los estornudos, el picor nasal u ocular sugieren la asociación con una rinitis alérgica.

Para detectarlos, el especialista hará una historia clínica completa que incluye interrogatorio, con exploración física en oído, nariz y garganta; además, podría realizar un estudio endoscópico nasal, cuando las condiciones lo permiten, para determinar qué porcentaje de la fosa está ocupada por pólipos y delimitar el manejo médico y quirúrgico.

Las complicaciones que pueden provocar los pólipos dependen de su localización, ya que en muchas ocasiones son motivo de cuadros de rinosinusitis recurrente.

Los pacientes con pólipos nasales llevarán un tratamiento a largo plazo, ya que es una enfermedad crónica. Es importante que sean detectados a tiempo, para desinflamarlos y después realizar un procedimiento quirúrgico que los retire, si así fuera requerido; aunque al tratarse de una enfermedad crónica, inflamatoria y recurrente, podrían volver a desarrollarse.

Los objetivos del tratamiento son disminuir el tamaño de los pólipos, restablecer una correcta respiración nasal, quitar los síntomas riníticos y restaurar el olfato del paciente.

El otorrinolaringólogo del Seguro Social exhortó a la población a consultar con su médico familiar en caso de presentar alguno de los síntomas ya señalados, en especial cualquier síntoma de obstrucción nasal, ya que la vigilancia médica es la principal forma de prevenir la poliposis nasal y las complicaciones derivadas de la misma.




Volver arriba