Confirmados más casos de hepatitis

Son 21 personas ya las infectadas en Sierra Papacal

El brote de hepatitis tipo A en Sierra Papacal, comisaría de Mérida, se agrava: Jorge Mendoza Mézquita, secretario de Salud Estatal, confirmó de manera oficial que el número de personas infectadas pasó de las ocho que había anteayer, a 21 hasta las 7 de la mañana de ayer -en un principio mencionó 28, luego se rectificó la cifra-, y aún hay más casos sospechosos, con lo cual la cifra se incrementaría en las próximas horas.

La dependencia estatal lleva al cabo una campaña extraordinaria en la localidad y en otras cercanas para evitar que la enfermedad se propague.

Dicha campaña incluye pláticas a la comunidad, reforzar las labores de higiene, la vacunación de menores de cinco a 12 años de edad, que son los más propensos a contagio, y monitorear la calidad del agua.

Además se vacuna a los alumnos de la primaria y del jardín de niños de la comisaría afectada y de las comunidades cercanas para evitar el contagio.

También brigadas del Sector Salud y del IMSS realizan campañas en la comisaría.

Mendoza Mézquita dio a conocer que actualmente hay presencia de la enfermedad en un total de 27 de los 106 municipios del Estado y hasta los últimos reportes, en lo que va del año ya se confirmaron 954 casos en la entidad, lo que significa un incremento del 8% en el mismo lapso en relación con el año pasado.

Explicó que cuando se reporta un caso se establece un cerco sanitario para evitar el contagio masivo en la localidad y sus cercanías.

También se establece un protocolo de salud, el cual incluye la verificación de la calidad del agua, es decir, de sus niveles de cloración, y se imparten pláticas para crear conciencia entre los habitantes sobre la importancia de los hábitos de higiene y alimentación.

El funcionario advirtió a la población que el fecalismo y beber agua no clorada, como de pozos y cenotes, incrementa la posibilidad de contraer la enfermedad.

“Por fortuna es una enfermedad benigna y se presenta con mayor frecuencia en los niños de primaria, es decir, de cinco a 11 años de edad”, dijo.

“La prevención de la enfermedad es una tarea de las instancias de gobierno, pero también de la sociedad”.

“La enfermedad no se puede erradicar, dado que no existe una vacuna para ello, por lo cual lo que se hace es controlarla”.

“Por ello la hepatitis se ha convertido en una enfermedad de aviso inmediato para que se tomen las medidas pertinentes”.

Luego explicó que cuando llega algún paciente con los síntomas de la enfermedad se da aviso inmediato a los Servicios de Salud, a fin de que se toman las medidas pertinentes y se realicen las acciones necesarias.

El secretario de Salud estatal hizo un llamado a la población para que extrema medidas, entre ellas tomar agua clorada o embotellada o hervida, lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, consumir alimentos higiénicamente preparados y en caso de no contar con baño o letrinas cubrir el excremento con cal.

La dependencia realiza un constante monitoreo de la calidad del agua en todo el Estado para evitar otros brotes, afirmó.- David Chan Caamal

De un vistazo | Más de la enfermedad

Otros casos

El Ayuntamiento de Mérida ha detectado otros casos de hepatitis A en otros puntos del municipio, pero no han sido numerosos. Y de todos ellos se informó a las autoridades sanitarias, indicó Ildefonso Machado Domínguez, director del Instituto Municipal de la Salud.

En qué colonias

El funcionario agregó que los niños enfermos con ese mal contagioso fueron detectados en la consulta de los módulos que tiene la Comuna en las colonias Santa Rosa y Salvador Alvarado Sur y en las comisarías de Molas y San Pedro Chimay.

Acciones de control

Respecto al brote de hepatitis A que se atiende desde la semana pasada en Sierra Papacal, el doctor Machado dijo que el trabajo de la Comuna en ese caso es el mismo que realiza en las comunidades rurales meridanas, promoción a la salud.- Hansel Vargas




Volver arriba