Respuesta del diputado Mauricio Vila al Auditor

 
En relación con las declaraciones del auditor René Márquez Arcila, sobre el tema de la fiscalización de la cuenta pública, me permito señalar, en este comunicado, lo siguiente:

Un hecho indiscutible que demuestra la ineficiencia o el encubrimiento en que incurre el auditor superior René Márquez Arcila es que hasta hoy los yucatecos desconocemos en qué se ejercieron y si hubo desvíos o no en los 180 mil millones de pesos que se gastaron en Yucatán en los últimos seis años y medio, sostiene el diputado Mauricio Vila Dosal.

¿Alguien sabe qué arrojó la revisión de las cuentas de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco?, ¿qué encontró el auditor?, ¿y qué hay de las cuentas de la ex alcaldesa Angélica Araújo Lara?, ¿qué nos dice el auditor?, ¿dónde está el informe de resultados de esas millonarias cuentas?

Otro hecho que no puede rebatir el auditor es que en todo el periodo de la actual Legislatura no hemos analizado, dictaminado y menos aprobado UNA SOLA cuenta pública. Ha habido cero fiscalización, porque el primer obligado a revisar las cuentas no cumple con su función, subraya el legislador, vocal de la Comisión de Presupuesto del Congreso del Estado.

Es más, el auditor dice que le extrañan mis declaraciones porque, según dice, él cumple la ley, pero bastan dos hechos más para demostrar lo contrario: primero, el único informe que ha mandado al Congreso fue el 18 de febrero de este año, pero corresponde a las cuentas de 2011, cuando debió ser de 2012, como dispone la ley.

Segundo: las últimas cuentas que fueron dictaminadas y aprobadas en el pleno del Congreso y eso fue en la anterior Legislatura ¡son las de 2009! y fueron sólo cuentas parciales, pues no fueron de todos los ayuntamientos ni de todo el gobierno estatal. Fue una revisión a medias.
Es decir, estamos hablando de un evidente retraso en la fiscalización de la cuenta pública.

Es más, en el informe que envió el auditor de las cuentas del 2011 el 18 de febrero de este año, los diputados desconocemos hasta hoy cuentas de quien son, si son de municipios, del Poder Ejecutivo, organismos autónomos, etcétera. Es decir se sigue manejando en secreto el asunto del gasto público.

La única repuesta del auditor, para tratar de desviar la atención del tema, fue que me ponga a estudiar la ley, pero, ante esta serie de hechos contundentes, le pregunto a la opinión pública: ¿quién desconoce e incumple la ley?.

De verdad es lamentable que el auditor, en un intento de descalificar, en vez de responder con argumentos y hechos, cite los artículos 34 de la Constitución local y el 26 de la Ley de Fiscalización de la Cuenta Pública, porque eso solo lo pone más en evidencia.

Baste un ejemplo: el artículo 26 de la Ley de Fiscalización dice que la Auditoría debe remitir al Congreso el informe de resultados de la revisión de la cuenta pública a más tardar el 20 de febrero del año siguiente al de la presentación de dicha cuenta pública.

Eso significa, en otras palabras, que el auditor debió enviar en febrero de este año el informe de 2012 y no el de 2011, como ocurrió. René Márquez violó la ley una vez más y sale a decir, extraviado, que sí la cumple y que yo me ponga a estudiar la ley.

Los “asombrados” somos nosotros porque, no obstante que hay ineficiencia, encubrimiento, violaciones a la ley e impunidad, el auditor Márquez Arcila sigue en su puesto, cobrando muy bien, y con un presupuesto que le aumentan año tras año, en lo que es, y lo sostengo, un gasto inútil para los yucatecos, porque la Auditoría no está cumpliendo su función de dar certeza a los ciudadanos de que el dinero público está siendo debidamente fiscalizado, sostiene el diputado Mauricio Vila Dosal.

Lo invito a que demuestre lo contrario con hechos y argumentos en vez de descalificaciones, apunta el legislador.

Los ciudadanos tienen el derecho de saber si su dinero fue gastado adecuadamente y conforme a la ley. Este es un asunto de interés publico.

L.C.C. DALILA MAGAÑA CASTRO

El secreto del éxito en la vida de un hombre está en prepararse para aprovechar la ocasión cuando se presente.

 

 

 

 

 




Volver arriba