Recorrer el Centro, “una odisea”

Recomiendan el cierre de calles en esta temporada

Comerciantes y transeúntes recomiendan que se cierren al tránsito vehicular las principales calles del Centro y sean retirados de las aceras los vendedores ambulantes para que la circulación sea más segura.

Caminar por las calles del Centro es una odisea. Un mar de gente que viene y va dificulta el paso. Algunos peatones llevan varias bolsas de compra y se ven obligados a bajar de la acera, esquivando a los autos y camiones, para continuar su camino.

“Es muy peligroso, ayer por poco me atropellan”, dice Verónica Chin, quien realizaba sus compras navideñas. Se debería cerrar el cuadrante de la catedral, así como está la Segunda Calle Nueva, cerca del Parque Eulogio Rosado, para no tener que bajarse a la acera cuando pasan autos.

Otras personas indican que sería una medida adecuada cerrar algunas de las calles de manera temporal, sobre todo en las horas pico, cuando hay mucha afluencia de personas. Así los peatones podrían caminar con libertad en las calles, sin temor de sufrir algún accidente.

Algunos comerciantes, como Rodrigo Castro Islas, quien vende zapatos, consideran que las calles se deben cerrar al tránsito vehicular en estos días y hasta el 24. “El domingo estará peor, por eso estaría bien que se cierre hasta el martes, para que el tránsito sea más ágil”.

También considera que las personas corren mucho peligro, pues en ocasiones los vehículos pasan muy cerca de los peatones.

Además, sería una buena medida de seguridad que los vendedores ambulantes que ocupan algunas de las aceras se muevan a un lugar establecido, porque ellos impiden el paso y es complicado caminar por esos lugares.

Incluso algunos vendedores ambulantes señalan que el cierre de calles facilitaría el movimiento de las personas que visitan los diferentes puestos. “Es un mar de gente lo que se ve desde hace días”, comenta un vendedor que se encuentra en el Portal de Granos.

Las autoridades correspondientes deberían hacer algo porque -asegura- sólo la semana pasada fueron atropelladas dos personas.

Javier Brito Castro, joven que fue al Centro a comprar un regalo para su novia, señaló que “ni caminar puede uno, la gente te empuja y te obliga a bajarte a la carretera”.

-El cierre de las calles que rodean a la Catedral ayudaría bastante -considera. “Aunque se muevan los paraderos de camiones, pero que lo hagan para que las personas puedan estar seguras”.

Las compradores esperan que en estos días que siguen, hasta el 24 de diciembre, se pueda tomar una medida al respecto, para que realizar las compras navideñas no sea una misión imposible, en la que haya que arriesgar la vida. La mayoría dice que cerrar algunas calles ayudaría mucho para la seguridad.- Abraham Bote Tun




Volver arriba