Protegen a niños inmigrantes

Semillitas ayuda a que recuperen su dignidad y sueños

1 / 4


Arriba, el chocolate sin azúcar que "Semillitas de Mostaza" vende para el sostenimiento de la casa para niños inmigrantes que tiene; a la izquierda, Mónica Fernández Morett, Susana Bustillos Lope, Margarita Gamboa López y Genny Cáceres Fernández, fundadoras, junto con Isabel Castro Romero, de la asociación civil dedicada al rescate y la atención de los niños inmigrantes que llegan al estado y son explotados
Arriba, las fundadoras a las puertas de la casa de atención a niños inmigrantes; a la derecha, Mónica Fernández Morett, Isabel Castro Romero, Genny Cáceres Fernández, Margarita Gamboa López y Susana Bustillos Lope


La trata, la explotación laboral de menores, los abusos sexuales y otros riesgos sufren niños migrantes que provienen de Centroamérica. Debido a esta problemática, la asociación “Semillitas de Mostaza”, con su proyecto “Rescate y dignidad”, ofrece apoyo a estos niños para que reciban la oportunidad de un desarrollo humano integral, recuperen su dignidad, sus derechos y sus sueños.

La asociación civil está formada por Susana Bustillos Lope, Margarita Gamboa López, Genny Cáceres Fernández, Mónica Fernández Morett e Isabel Castro Romero, y nació de una comunidad de laicos que formó parte del movimiento Jornadas de Vida Cristiana como núcleo coordinador nacional. Acompañados por monseñor José Pablo Robalo Azcué, de la Sociedad Marista, “nos comprometimos a compartir la vida con niños, adolescentes y jóvenes”.

Esta iniciativa surgió de acuerdo con experiencias de sacerdotes, religiosas y laicos de la Iglesia Católica de Chiapas. “Vimos la necesidad de abrir un instituto integral aquí en la ciudad para niños y mujeres migrantes no acompañados, que provienen de Centroamérica y cruzan la frontera sur de México, atravesando el río Suchiate, expuestos, en todo momento, a diversos riesgos”, expresan.

“Lo que hacemos es brindarles un mejor futuro a estos niños, darles protección, cuidados, acompañamiento, recuperación de la capacidad de afecto, así como ofrecerles una educación integral, para que cuando sean grandes se puedan desempeñar en la vida laboral de la sociedad y se puedan valer por ellos mismos.

“Estos niños cruzan la frontera huyendo de los abusos de su padres y de la violencia de sus países; al llegar están solos, sin papeles no tienen familia, por lo que hay personas que se aprovechan y los explotan laboralmente”.

De acuerdo con los integrantes de “Semillitas de Mostaza”, según datos del DIF, alrededor de 5,000 niños al año cruzan la frontera.

El grupo hace un llamado a las autoridades correspondientes para que cambien las leyes a fin de que se pueda hacer algo para resolver este problema, ya que se ve a niños trabajando en el Centro, vendiendo flores, cigarros… a altas horas de la noche, y las autoridades no hacen nada al respecto. “Estamos listos”, expresan, “sólo esperamos que las autoridades permitan que estos niños vengan a la casa que tenemos”.

Para reunir fondos para el sostenimiento de la casa de esta asociación, los integrantes venden un chocolate artesanal que contiene 100% cacao y cero azúcar; además, venden diversos artículos en un pequeño bazar ubicado en la calle 21 número 281-E entre 24 y 26 de la colonia Alemán.

Invitan a que la sociedad haga conciencia de este problema existente en varias partes del país y también en nuestro estado, “es un problema silencioso, pero ahí está lo peligroso; es necesario combatirlo”.

Para saber más y ofrecer apoyo a la asociación, se pueden comunicar a los números 999-900-3399, 999-125-3026, 287-3530 y 999-200-5863.

También en la siguiente dirección: calle 21 número 281-E entre 24 y 26 de la colonia Miguel Alemán, o en Facebook, en josepablo.robaloazcue.- Abraham Bote Tun




Volver arriba