Por rumores, pidió una investigación

Hasta ahora no hay resultados para la síndico

La síndico Lízbeth Estrada Osorio sigue esperando resultados

La síndico municipal Lízbeth Estrada Osorio informó que hace unos tres meses escuchó rumores sobre el caso de la renta de un predio que la Comuna pretende destinar a una ventanilla de atención al público, y desde entonces pidió una investigación.

Esa solicitud la hizo en los primeros días de noviembre a la contralora Yazmín Castillo Ojeda, a raíz de versiones que circularon en internet.

-Apenas ayer (por el miércoles) envié otro escrito a la contralora para preguntarle sobre el avance de esas averiguaciones -agregó-. Estoy esperando la respuesta para saber si hay alguna anomalía, y en caso afirmativo que me informen también qué sanciones proceden, para pedir que se apliquen a quienes resulten responsables.

La síndico municipal aclaró que hay una diferencia entre las funciones que tienen la sindicatura y las de la Contraloría municipal.

-La Contraloría es un órgano de control interno obligado a verificar que haya adecuados controles administrativos dentro de las dependencias, a fin de que se dé correcto destino a los recursos públicos -explicó-. A la sindicatura le toca vigilar que haya esa correcta aplicación del erario.

En este caso, precisó, toca a la Contraloría investigar, revisar documentos, llamar a funcionarios para que informen o aporten datos.

Por su parte, Orlando Pérez Moguel, coordinador municipal del Partido Verde Ecologista de Mérida, informó que las denuncias que hace al respecto no son una persecución personal contra del subdirector de Salud, Alfonso Peniche, y mucho menos contra la familia de éste.

-Estas acciones están encaminadas a vigilar y ser garantes de la honestidad que debe haber en todos los órdenes de gobierno, y que se haga buen uso de los recursos públicos.

En un escrito que nos envió, Pérez Moguel pide al alcalde Renán Barrera lo siguiente:

- Dar la cara a los ciudadanos y actuar en consecuencia, que reconozca su complicidad y la de otros funcionarios involucrados en los hechos. No se esconda.

-Ante la contundencia de nuestras pruebas, Renán Barrera se quedó sin argumentos para declarar más mentiras. Los actos derivados del comodato del predio de Peniche Manzano hacia la esposa de éste, Gelsy Pérez, es nulo porque está viciado de origen (ese predio es el que está rentado a la Comuna en 36,000 pesos mensuales).

-Que se separe de sus cargos a los cuatro funcionarios involucrados: Alejandro Iván Ruz Castro, secretario de la Comuna; Mario Martínez Laviada, oficial mayor, y Carlos Arcudia Aguilar y Jorge Gamboa Wong, directores de Obras Públicas y de Administración, respectivamente.

-Que el presidente municipal se separe del cargo durante el tiempo que duren las investigaciones y se emita la sanción respectiva.

-Que se devuelva al erario los $470,644 invertidos en las mejoras realizadas al predio de Peniche Manzano, y las rentas pagadas a la esposa de éste desde junio de 2013.

-Sin importar qué acciones realice la Comuna en este caso, pondremos ante las instancias correspondientes las denuncias respectivas.

Ayer no fue posible entrevistar al presidente municipal porque se encuentra en la ciudad de México, en una reunión de alcaldes.- Hansel Vargas Aguilar.




Volver arriba