PRI: Se revelan graves anomalías en los zoológicos municipales

 

 

  1. Muerte de aves, intercambios donde no coinciden los “chips”, animales no registrados o entregados reflejan ineficiencia municipal del Director de Servicios Públicos Municipales

 

Mérida, Yuc., 20 de agosto.- Una serie de irregularidades e inconsistencias que han derivado en la muerte y extravío de animales se han encontrado entre las Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) del Ayuntamiento de esta ciudad.

Así lo manifestó el regidor priista Rubén Segura Pérez, quien tiene en su poder información derivada de la Unidad Municipal de Acceso a la Información Pública (Umaip), y que no coincide con los argumentos vertidos por el Director de Servicios Públicos Municipales, en la sesión de comisión de Servicios Públicos Municipales.

“Por ejemplo, en la sesión de cabildo del 15 de julio del año pasado, autorizamos la permuta de 10 venados cola blanca que estaban dentro de la lista de excedentes del parque zoológico Bicentenario Animaya y según informes rendidos por la Umaip, Animaya realizó un intercambio con la “Comercializadora 100% aves” de 11 venados cola blanca, es decir, un ejemplar más de lo autorizado y desconocemos la razón de este hecho que deja a la vista los malos manejos”, señaló.

Dijo que otro caso que ejemplifica el desorden que existe en el manejo de los animales es el caso de un ocelote que el cabildo autorizó su permuta y el ejemplar entregado no coincide con el número de micro chip con el del animal autorizado, este intercambio se materializó con la “Comercializadora Leví Avila Monter”.

“Lo que nos causa mucha extrañeza es que las inconsistencias encontradas en los intercambios de animales endémicos y considerados en peligro de extinción como el ocelote y venado cola blanca, cuyos precios son de miles de pesos en el mercado, coincidentemente se dan con comercializadoras particulares.

Las irregularidades también se dan entre el intercambio de aves exóticas, ya que una guacamaya proveniente de la UMA de Xcaret se murió a los seis días de haber llegado a Mérida debiendo resaltar que por el dicho del propio director de Servicios Públicos, la responsabilidad del traslado de los intercambios con esa UMA es absoluta del Ayuntamiento de Mérida.

“Esa guacamaya llegó el 3 de diciembre de 2013 y falleció el 11 de diciembre del mismo año por aspergilosis, lo que deja a la vista la negligencia con la que fue tratada desde su traslado a Mérida”.

Dentro de las anomalías administrativas se encontró también la donación de un pavorreal, que no ha sido turnado para su aceptación al cabildo meridano. Dicho ejemplar también proviene de la “Comercializadora Leví Avila Monter”.

Son muchas las inconsistencias encontradas en la Dirección de Servicios Públicos tanto en el manejo de recursos materiales como humanos.

“Esta irregularidad se suma a los casos de la vulnerabilidad de los trabajadores del departamento de drenaje, que no cuentan con las herramientas de trabajo necesarias; la falta de supervisión a las concesionarias de basura, cuyos trabajadores no cuentan con las mínimas medidas de seguridad e higiene; el caso de los parqueros en la realización de sus trabajos, ya que el mantenimiento de parques y jardines deja mucho que desear; a la explotación laboral que sufren los empleados de aseo urbano, a quienes no les pagan el tiempo extraordinario laborado conforme a la ley. Que otras muestras más de un trabajo que no cumple con las expectativas de los ciudadanos se requiere para seguir manteniendo a Roger Echeverría en ese puesto? Es el cuestionamiento que le hacemos al alcalde Renán Barrera Concha

COMUNICADO DE PRENSA




Volver arriba