No aceptan el Censo

La Segey, primera sorprendida por los resultados

Una vista de la hora de entrada de una escuela secundaria. Funcionarios de la Segey se dicen sorprendidos por los resultados arrojados por el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial

La Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey) “es la primera sorprendida” por los resultados del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (Cemabe), realizado por la Secretaría de Educación Pública y el Inegi en 2013 y dados a conocer recientemente, “porque no corresponde a la realidad”, explica Roberto Bustillos Madera, director de Planeación de esa dependencia.

Por ejemplo, dice, el Censo registra una plantilla laboral de 51,623 personas en el sistema de educación básica en el Estado, “cuando nosotros entregamos a la SEP, para la realización de ese censo, una nómina con 29,000 trabajadores en ese sistema. No está claro de dónde salieron los otros 21,000 restantes”.

Bustillos Madera, entrevistado ayer en compañía del jefe del Departamento de Estadísticas de la Segey, Pedro Rodríguez Villaseñor, considera que esas cifras equivocadas obedecen a “métodos aún no claros” del Inegi para capturar, organizar y presentar los resultados del Censo.

Sobre todo en la presentación de los resultados, señala Rodríguez Villaseñor, “los métodos del Inegi inducen a entender la existencia de una brecha gigantesca”.

En su edición de ayer, el Diario dio a conocer parte de los resultados de ese Censo, realizado en todo el país en septiembre y octubre por el Inegi, por encargo de la SEP.

Según esos resultados, 13,530 trabajadores de la Segey, entre docentes, administrativos y manuales, cobrarían sus sueldos sin trabajar, lo que significaría un desvío de más de 1,600 millones de pesos al año, igual al 20% del presupuesto educativo del Estado.

También informamos que, de acuerdo con el Censo, de esos 13,530 trabajadores irregulares, 2,416 son considerados “aviadores”, porque cuando el enviado del Inegi se presentó a su centro de trabajo, estaban ausentes.

Cifras del Censo

Asimismo, dijimos que el Cemabe registró 2,721 trabajadores comisionados a los sindicatos, 4,096 jubilados, pensionados y personas fallecidas que siguen en nómina; 3,427 considerados “tránsfugas” (trabajan en un lugar distinto al de su adscripción) y 870 que simplemente nadie los conoce en la Segey.

En un comunicado sobre los resultados del Cemabe a nivel nacional, la organización Mexicanos Primero, que demandó la realización del censo al presidente Enrique Peña Nieto, denunció que hay casi 300,000 personas en todo el país que viven del presupuesto educativo, entre ellos miles de trabajadores comisionados -la mayoría en el sindicato-, jubilados y trabajadores fallecidos que siguen en nómina, de “aviadores”, etcétera, cuyo pago salarial es “el robo del siglo”.

Ante esta situación, Bustillos Madera pide precisar los datos del Censo relativos a Yucatán, e informa que la Segey ya solicitó a la SEP la base de datos para analizar a detalle los resultados, “porque ese documento reporta la existencia de 51,623 trabajadores en el sistema de educación básica, pero nuestra nómina sólo registra a 29,000″.

El Censo, aclara, incluye datos de las escuelas públicas y privadas, aunque en el apartado donde contabiliza al “personal por entidad federativa” no hace esa diferencia. “Por eso no sabemos si entre esos 51,623 trabajadores están los de escuelas privadas”.

Otro dato que tampoco queda claro, añade Bustillos, es que si bien el Cemabe registra 51,623 trabajadores y ubica a 28,217 como docentes frente a grupo; a 2,129, como directores de escuelas, a 4,370, como conserjes e intendentes, etcétera, también anota a 8,779 con una función “no especificada”.

Criterios del Inegi

-Esto no lo entendemos -dice el funcionario-. No quedan claros los criterios de clasificación del Inegi

-Se nos ocurre que una posible explicación de esos 51,623 trabajadores es que el Inegi haya contabilizado a un maestro con tres plazas, por ejemplo, como si fueran tres trabajadores distintos.

-En los resultados del Censo, en el apartado sobre el número de personal registrado, hay la siguiente anotación: a cada encuestado “se le considera tantas veces como en centros de trabajo esté adscrito”. (Ayer publicamos que, según el propio Cemabe, en la Segey habría 1,961 docentes con cuatro o más plazas; 943, con tres plazas, y 1,480, con dos plazas).

Otra causa de la confusión, añade el director de Planeación, puede venir del mal manejo de la lista de trabajadores en nómina.

-La Segey entregó al Inegi la lista de personal incluido en la nómina de la segunda quincena de junio. Con esta lista comenzó el censo en septiembre y octubre, cuando muchos maestros ya habían iniciado su proceso de prejubilación.

Según Bustillos Madera, ésta es una prerrogativa, sobre todo de los maestros federales, que consiste en separarse de su trabajo tres o cuatro meses antes para realizar sus trámites de jubilación.

-De este modo, cuando el encuestador del Inegi llegó al centro de trabajo y preguntó por el maestro enlistado en la nómina de junio de 2013, le respondieron que ya no trabajaba allí, porque estaba jubilado. De aquí la confusión de creer que hay maestros jubilados o pensionados que siguen cobrando.

Bustillos Madera afirma que el Inegi agrupó en un solo rubro a los recién jubilados, sin saber que estaban jubilados; a los que habían renunciado, a los pensionados y a los que fallecieron entre el 30 de junio y la fecha de aplicación del censo.

-Como los resultados no están desglosados, es imposible saber cuántos fallecidos siguen en nómina, pero ¿cuántos más pueden ser? Por eso hemos pedido las bases de datos. De hecho, añade Bustillos, en octubre pasado, casi 5,000 trabajadores iniciaron su proceso de prejubilación. Continuará.- HERNÁN CASARES CÁMARA

Ausentes | Detalles

Censo

Ayer publicamos que el Cemabe reportó la existencia de 2,416 trabajadores de la Segey que cobran en nómina, pero fueron declarados ausentes, cuando se presentó el encuestador a su centro de trabajo y no los encontró.

“Aviadores”

Según Mexicanos Primero, podría tratarse de “aviadores”.

Respuesta

Roberto Bustillos Madera, director de Planeación de esa dependencia, responde que no son “aviadores”, sino personas que al momento de la visita de los encuestadores estaban ausentes por motivos justificados, como reconoce el propio censo.

Probables causas

Estos motivos, dice el Cemabe, podrían ser permiso para ausentarse, falta al trabajo, licencia médica, embarazo y maternidad.

Licencia

También que la persona trabaje en ese centro y turno, pero en otro horario, o que labore en un anexo escolar de ese centro, tenga licencia con goce de sueldo o esté en proceso de capacitación o disfrutando de una beca.




Volver arriba