Mensaje del Gobernador en la IV Reunión Parlamentaria del PRI y el PVEM

Discurso pronunciado por el Gobernador del Estado, Rolando Zapata Bello, durante la inauguración de la IV Reunión Plenaria de los Grupos Parlamentarios del PRI y PVEM del Senado de la República

MÉRIDA, Yucatán.- Muy buenos días. Les quiero transmitir con toda claridad y con toda emoción la enorme satisfacción que embarga a todo el pueblo de Yucatán de contar con la presencia de todos ustedes, fundamentalmente en el marco de tan relevante reunión como es la que nos reúne.

Bienvenidos a un estado que se honra con su presencia y que se sabe privilegiado por ser sede de sus trabajos, que no tengo duda, tendrán un enorme impacto en el rumbo del país en los próximos años y también en las próximas generaciones.
Es cierto que les esperan largas y productivas jornadas, pero el mejor de los trabajos es el que se hace motivado y entusiasmado.

Yucatán tiene mucha belleza natural, mucha historia y mucha cultura con las cuales motivarlos a seguir contribuyendo a la nueva grandeza y a la nueva historia de México, la nueva historia que el Presidente Enrique Peña Nieto está decidido a construir.

Así pues, bienvenidos y muchas gracias por haber elegido a la tierra del Mayab como el espacio para este gran encuentro. Yucatán los recibe con ánimo fraternal y con enorme entusiasmo, ante todo quiero que así lo sientan,  ésta es su casa.

Ahora bien, como Gobernador del estado, como ex legislador federal, como militante del Partido Revolucionario Institucional y aún más importante, como ciudadano mexicano, tengo grandes expectativas en el producto y resultado de esta Reunión Plenaria que ustedes están llevando a cabo para organizar y preparar el trabajo del periodo legislativo que está por comenzar.

Y no sobra recordar que también somos millones de mexicanos, en todas las entidades de la República, los que estamos esperando que el próximo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, sea un periodo que consolide y materialice efectivamente los cambios fundamentales y trascendentales que ya se han conseguido en el ámbito constitucional.

Es mi opinión que el año pasado fue el año en el que esta alianza legislativa del PRI y el Partido Verde demostró que tiene visión de estado. Por tanto este año toca demostrar que no sólo hay visión de estado para los grandes trazos constitucionales, sino también una probada capacidad de Gobierno para la construcción de leyes secundarias y la materialización efectiva de las reformas que el país necesita.

Porque precisamente esa dualidad de ver los grandes rumbos y destinos, sin descuidar el camino que hay que recorrer día a día para llegar a ellos, es lo que le da tranquilidad a la gente sobre lo acertado de las reformas que se están llevando a cabo.

Y permítanme señalar un poco más en este punto. Las reformas constitucionales significan los planos de la nueva realidad y de la nueva casa nacional que los mexicanos queremos tener, sin embargo, los planos de una casa no son suficientes.

Ya sabemos qué tipo de edificación queremos para el futuro nacional. Ahora hay que poner manos a la obra, para que la visión de Estado que ha impulsado el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, no se quede en el imperativo que mueve a la esperanza y por el contrario se convierta en la realidad de un buen Gobierno que dé los resultados que la gente espera de nuestra democracia.

Y eso me lleva a otra fortaleza de este grupo legislativo y de este grupo de funcionarios al que hoy tengo el honor de darles la bienvenida, y me refiero a la fortaleza de aspirar a hacer realidad grandes cambios y proyectos, sin perder contacto con la realidad, con lo que sí es posible y con las cosas que verdaderamente se pueden lograr.

Aquí en Yucatán, uno de nuestros grandes escritores, y yo me atrevería a decir, uno de nuestros grandes filósofos, Ermilo Abreu, el autor de Canek, nos dio una gran frase, una que yo repetidamente reflexiono.

Ermilo Abreu decía, y lo cito, que lo que hace falta “son hombres y mujeres capaces de vivir el ideal de la realidad, hombres y mujeres capaces de construir la mejor realidad,  que es la realidad que sí es posible”.

Y esa precisamente ha sido la fuerza de ustedes como legisladores y ha sido la gran fuerza del Gobierno de la República, el aspirar a construir el mejor México, el que sí es posible, el poner manos a la obra con los ojos bien puestos en los ideales, pero siempre con oficio político y construyendo el acuerdo y el avance que sí es posible lograr.

Y mi confianza en el nuevo rumbo de México y la confianza de decenas de millones de mexicanos en todos ustedes, proviene de ahí. Viene de saber que hay hombres y mujeres que tienen ideales muy claros y que acompañen ese ideal con un oficio político probado y con la habilidad para legislar y gobernar.

Así, después de un año de debate de altura constitucional, sigue una tarea que demostrará que no sólo hubo la capacidad para ponernos metas, sino que se tiene la habilidad y la perseverancia para alcanzar esas metas.

Y por eso hay un país entero esperando la reglamentación en temas torales como la reforma secundaria en materia de telecomunicaciones y radiodifusión, en materia energética, en materia de competitividad económica, sólo por citar tres ejemplos.

Cada uno de los niveles de Gobierno estamos decididos a transformar la productividad para generar más empleos y consolidar el bienestar. En la región  Sureste del país y desde una perspectiva local, estamos comprometidos a sumar en las actividades industriales, en la logística, en la agroindustria, en la innovación y en las tecnologías de la información y comunicación.

Sectores estratégicos en los cuales las regulaciones derivadas de las reformas constitucionales y secundarias incidirán directamente en su viabilidad. Y también, algo que es muy importante para Yucatán es el impulso a las leyes y reglamentos para consolidar al turismo como actividad de interés prioritario, incluso en el rango constitucional.

Hoy, México ya decidió cómo ve su futuro, cómo quiere que sea su futuro. Ahora toca la construcción de ese gran propósito.

Todo ese catálogo de normas por atender lo han decidido ustedes, es la consecuencia lógica del trabajo fructífero que ustedes hicieron por México el año pasado.

Y aquí es donde, de nuevo, se cumple el viejo proverbio que dice  “el mejor premio al trabajo bien hecho, es la oportunidad de hacer más trabajo”, y hoy ustedes, estimadas senadoras, senadores, tienen una agenda de trabajo enorme porque hicieron bien el trabajo previo. Hay grandes expectativas porque ustedes ya han dado grandes resultados.

Ahora sí, es el tiempo de la decisión técnica precisa y por eso también es tan importante que se conjugue el oficio, diálogo y habilidad de los senadores para el acuerdo político, con la capacidad técnica y la información detallada de los funcionarios federales, en las áreas estratégicas para construir el país que queremos.

Esa es la emoción y el entusiasmo con la que les agradecemos su presencia en Yucatán. Estamos viviendo momentos históricos gracias al trabajo que ustedes ya han hecho y estoy seguro que seguirán momentos memorables en el cambio y en el movimiento del país, por el trabajo que ustedes están a punto de iniciar en el próximo periodo ordinario de sesiones.

Les deseamos mucho éxito. Los mexicanos necesitamos que ustedes tengan éxito en estos trabajos porque haciendo realidad la agenda legislativa tan precisa que ustedes plantean, podremos vivir, y de nuevo cito a Canek, “en la mejor de las realidades, en la realidad que es posible, podremos vivir en el ideal de la realidad”.

Yucatán y México depositan sus esperanzas en hombres y mujeres, como son ustedes, que tienen todo con que estar a la altura de su tiempo.

Bienvenidos todos a Yucatán.

Muchísimas gracias.- (Boletín de prensa)

Etiquetas:, ,