La informalidad o “trabajo para el gobierno” son las únicas dos vías

Testimonio de una comerciante del oriente meridano

3_20140407p7_raulpaz1photo01

“Definitivamente tendré que cerrar mi pequeña tienda, ya que con la reforma hacendaría sólo me quedan dos caminos: o trabajo para el gobierno o me dedico al comercio informal”, afirma Gabriela Quintal Estrella, vecina de la colonia Emilio Portes Gil y propietaria de la tienda “Los dos angelitos”.

Frente al diputado Paz Alonzo, quien visitó esa colonia, la pequeña comerciante dice: “No tengo dinero para pagar a un contador como dispone el SAT. Tampoco para pagar una computadora y menos para internet . No tengo recursos para facturar electrónicamente como piden.

“Para colmo, ya fuimos tres veces al SAT. Cada vez que voy tengo que cerrar mi negocio y ese día no hay venta”, agrega. “Para poder sacar adelante a mis dos hijos, desde hace un año me vi en la necesidad de comprar un triciclo e ir a vender a las puertas de la escuela como ambulante. Esto es lo que está fomentando el gobierno: la informalidad. Se invierte menos y la ganancia es inmediata”.

El diputado Paz Alonzo es promotor, junto con sus compañeros de bancada en la Cámara de Diputados, del regreso del Régimen de Pequeños Contribuyentes, cuya desaparición consideró la reforma fiscal impulsada por el gobierno de Peña Nieto.

En la visita del diputado federal a la colonia Portes Gil, Gabriela Quintal dice que desde hace 16 años trabaja su tienda y de ahí ha costeado los estudios a sus dos hijos: Otilio y Gabriel Pool Quintal, de 16 años y 15 años, respectivamente. “Los dos están estudiando. ¿Cómo le voy hacer para continuar si cierro mi negocio?”, pregunta.

“Mi hijo Otilio ha ganado tres Olimpiadas en Matemáticas. Este año se va a Mazatlán a representar a Yucatán. Para hacer sus trabajos en internet tenemos que ir al Fraccionamiento del Parque, ya que ahí hay Red gratuita gracias al Ayuntamiento de Mérida”.

Gabriela afirma que era mejor el sistema de pagos bimestrales. A ella le correspondían $179, pero con las exigencias tendrá que erogar más de $700 mensuales “que del negocio no sale”.




Volver arriba