Avanza el litigio de las luminarias

Un tribunal federal le da la razón al Ayuntamiento

Los integrantes del Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa del XIV Distrito -que fallaron a favor del Ayuntamiento contra AB&C Leasing, como señalamos en la portada del Diario- privilegiaron el interés público sobre el privado.

Según el secretario de la Comuna, Alejandro Ruz Castro, quien ayer fue notificado de esa resolución, uno de los criterios de ese tribunal fue que “impedir al Ayuntamiento la prestación del servicio público de la manera que mejor considere, en beneficio de quienes viven o transitan en este municipio (…) afectaría en mayor grado a la colectividad, cuyo interés debe prevalecer por encima del interés particular de la (empresa) quejosa”.

La resolución señala también que el Ayuntamiento, en su calidad de autoridad legalmente constituida, “tiene la obligación, entre otras, de prestar el servicio público del alumbrado en el municipio de Mérida y, por la vía de consecuencia, tomar las medidas que sean necesarias para cumplir de manera adecuada con ese deber”.

Otro criterio, añade Ruz Castro, es que el Ayuntamiento debe cumplir ese servicio no sólo de un modo eficiente, “sino, además, con estricto apego a las disposiciones legales y/o reglamentos que rigen la prestación de este servicio”.

Esta resolución, explica el funcionario, “es de gran relevancia porque en el fondo le da la razón a la Comuna en su decisión de retirar las lámparas de AB&C Leasing por no cumplir la norma establecida y establece que este es un principio que se debe respetar”.

Como hemos informado, el año pasado el Cabildo aprobó una iniciativa del alcalde Renán Barrera Concha para cancelar el contrato de arrendamiento de miles de lámparas de inducción magnética, instaladas por Angélica Araujo Lara, que no sólo no cumplían la norma mexicana de alumbrado público, que prohíbe las lámparas fluorescentes, como las de AB&C Leasing, sino que este tipo de aparatos tienen menos niveles de iluminación y más fallas que las de vapor de sodio de alta presión, que había antes.- Hernán Casares Cámara

El caso AB&C Leasing

Problemas legales

AB&C Leasing interpuso una denuncia por la cancelación del contrato de arrendamiento ante el Tribunal de Justicia Electoral y Administrativa (TJEA), donde hasta ahora se ventila el caso.

Además, interpuso otra denuncia para obligar al Ayuntamiento a pagar la renta de las luminarias, mientras dure el juicio, y a no cambiarlas.

El TJEA falló a favor de la empresa. La Comuna se amparó y en enero el Juzgado Tercero de Distrito le dio la razón a AB&C Leasing. El Ayuntamiento acudió al Tribunal Colegiado, que revocó esa sentencia.




Volver arriba