“Yo no fui, yo no fui, yo iba en automóvil …

Felipe Alejandro Vázquez Carrillo niega el atropellamiento mortal a una joven

“Yo no fui, yo no fui, yo iba en automóvil y los policías me dijeron que buscaban una camioneta”, expresó en llanto Felipe Alejandro Vázquez Carrillo, acusado de atropellar y matar a una menor cerca del Kukulkán. En declaración que rindió en el Juzgado 8o. Penal, el inculpado dijo que cuando lo aprehendieron estaba detenido solucionando un “pequeño choque” con otro vehículo. “Me subieron a una camioneta, me detuvieron y al día siguiente (martes 24) me informaron en la Fiscalía que me acusaban de matar a una joven”, dijo. Según la SSP y la Fiscalía, Vázquez Carrillo manejaba con exceso de velocidad un Tsuru. Estaba alcoholizado y luego de ingerir anfetaminas perdió el control del vehículo en la confluencia de las calles 51 con 2-Sur del fraccionamiento Nueva Kukulkán y embistió a la joven. El inculpado insistió en que no causó el accidente.- R.F.G.

Medio centenar de detenidos gozarán de un beneficio oficial al ser liberados porque el gobierno del Estado les pagará sus fianzas. Se trata de detenidos procesados que cumplen sentencias breves y no tienen dinero para pagar las garantías que les fijan los juzgados. Ayer, en los ocho tribunales que funcionan en la ciudad, defensores, técnicos judiciales y secretarios que cubren las vacaciones de los jueces registraron jornada de apuros para cumplir los requisitos de ley. Miguel Angel Chan Dzul y Miguel Angel Martínez Castañeda son dos beneficiados de los juzgados 1o. y 7o. penales. Se explicó que las fianzas son bajas y los beneficiarios demostraron no tener recursos para cubrirlas. Además, en ningún caso se trata de reincidentes. Se espera que haya una ceremonia para la liberación, como ocurre cada año. Es probable que la liberación sea el domingo. Las fianzas van de $2,000 a $6,000.- R.F.G.

Numerosos casos de fraude se registraron en las últimas horas en los juzgados penales: José Echeverría Vázquez, Gladys Lizbet López Estrella y Wilbert Ortegón Euán son tres de los casos ventilados ayer. En el primer caso, Rita Ontiveros Rodríguez le reclama trabajos no realizados en un terreno de Cacalchén, donde habría cobrado más de $400,000. “Los trabajos se hicieron, no hay fraude, no sé porqué me acusan”, dijo el detenido en el Juzgado 5o. Lizbet López, en el Juzgado 7o., negó haber defraudado a Productos Oceánicos, representado por Gaspar Escalante Barbosa, quien reclama $170,000. La detenida niega los cargos y pidió una fianza, la que se depositó ayer. Ortegón Euán, empleado de la Facultad de Odontología de la Uady, fue acusado de adquirir material para trabajos dentales que luego no pagó. La queja fue de Eithel Ordóñez López. Ayer mismo se solucionó el conflicto previo pago que se hizo.- R.F.G.




Volver arriba