“Vino mi esposo, me tengo que ir”

Testigos relatan lo último que vieron de Leydi Contreras

La motocicleta en la que viajaban Leydi Contreras Sosa y su esposo quedó prensada debajo de la unidad de transporte

Tres personas vivieron de cerca el trágico accidente donde perdió la vida Leydi Contreras Sosa, en la colonia Dolores Otero.

Oswaldo López relató que fue la última persona que tuvo contacto con la ahora occisa. Indicó que la mujer llegó con una amiga a su puesto de tortas ubicado en el semáforo de Circuito Colonias con 50-A, pidieron dos tortas: una de jamón y la otra de pollo.

Tenían planeado desayunar mientras llegaba el esposo de la hora fallecida a recogerla a ese lugar. Sin embargo, no les dio tiempo de desayunar. “Ya vino mi esposo, me tengo que ir le refirió a la amiga y el vendedor de tortas”. Subió a la moto y a los pocos segundo escucharon el impacto donde perdió la vida la mujer.

“Todavía estoy en shock”, indicó Oswaldo López.

Otra que vivió de cerca de la tragedia fue María del Rosario González, checadora de los camiones de la Alianza, la mujer estaba parada en esa esquina cuando ocurrió el accidente.

Relató que el cuerpo de la pareja quedó a unos metros de donde estaba.

“No me pude ni mover de la impresión”, indicó. Paramédicos de la SSP la tuvieron que auxiliar.Finalmente Lorenzo Cuxim Campos, chofer del camión, indicó que por descuido llegó hasta ese cruce, debido a que debería de haber doblado dos esquinas antes, sin embargo, se pasó de la calle e iba doblar en la 50-A, avanzar dos esquinas y retomar su ruta.Explicó que en ningún momento vio que la moto estaba a su lado por ello dobló.”Vi que la moto estaba parada y se iba a subir una mujer, sin embargo, nunca vi que se pusiera en movimiento”, aseguró.El chofer está bajo resguardo de la Fiscalía y va a ser acusado por homicidio culposo.- David Chan Caamal. – David Chan.

En sus propias palabras

Estela Casanova, voceadora

Estaba saliendo de la panadería ubicada en esa esquina cuando ocurrió el accidente. “El sobreviviente quedó debajo del camión. Estaba bañado en sangre, pero consciente, comenzó a hablar a su esposa”. “Unas personas lo sacaron debajo del autobús, a los pocos minutos llegaron los paramédicos y se lo llevaron”.

“Es lo más horrible y triste que me ha tocado vivir”, indicó la vendedora de periódicos.




Volver arriba