Un autobús pasa sobre chatarrero

La víctima hacía su alto a bordode un triciclo

Julio Manuel Carrillo Pinto, conductor del autobús, arrolló el triciclo de  José Guadalupe Dzul Coronado

Un autobús de la ruta Mayapán aplastó a un chatarrero que hacía su alto en el semáforo de la calle 45 con 48-A en la colonia Emiliano Zapata Oriente, en Mérida.

La llanta delantera derecha del autobús pasó sobre una de las piernas y parte del abdomen del chatarrero, quien sufrió un paro cardiorespiratorio, pero paramédicos de la SSP lograron reanimarlo y lo trasladaron a la clínica “Dr. Ignacio García Téllez”, del IMSS.

El chofer del autobús dijo al principio que no se fijó que el triciclo hacía su alto delante del camión y al encender la luz verde del semáforo se puso en movimiento y aplastó el endeble vehículo con todo y conductor, pero luego cambió su versión y aseguró que el triciclo se le metió.

Sin embargo, el peritaje indicó que el conductor del autobús fue el responsable.

El camión, placas 800314-Y, era conducido por Julio Manuel Carrillo Pinto y el conductor del triciclo era José Guadalupe Dzul Coronado, de 43 años de edad.

Después de que el autobús arrolló al triciclo, los pasajeros gritaron para alertar al chofer del autobús, para que se detuviera.

Al descender se dieron cuenta de que el cuerpo del chatarrero se encontraba debajo del autobús y el triciclo estaba detrás.

Al lugar llegaron patrullas y paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los socorristas auxiliaron al lesionado, quien cayó en paro cardiorespiratorio, pero respondió positivamente a las técnicas de reanimación.

Una vez que lograron que el corazón del chatarrero volviera a latir, lo trasladaron a la ex T-1, del IMSS.

El camionero fue detenido y trasladado al edificio de la SSP, y el autobús quedó en calidad de depósito.

Para las labores de rescate fue necesario que se cerrara la calle, lo que ocasionó algunos problemas de vialidad. Sobre la carretera quedaron las latas de aluminio que había recolectado la víctima y el triciclo con las llantas dobladas.- David Chan Caamal




Volver arriba