Tragedia en la colonia México

Un ciclista no respeta un alto, lo atropellan y muere

1 / 2


Arriba, peritos de la Fiscalía General del Estado durante las diligencias previas al levantamiento del cadáver de un infortunado ciclista que murió al ser atropellado en la colonia México. A la izquierda, personal del Servicio Médico Forense procede al levantamiento del cadáver. El hombre aún no había sido identificado


Trágico accidente ocurrió la tarde de ayer en la esquina de las calles 26 y 17 de la colonia México, en un hecho que cobró la vida de un ciclista aún no identificado quien no respetó la señal de alto y fue atropellado.

Los hechos ocurrieron a las 6 de la tarde cuando un hombre transitaba a bordo de su bicicleta sobre la calle 26 de la colonia México. Al llegar a la esquina con la calle 17 no respetó el señalamiento de alto de disco y continuó su camino.

Sobre la calle 17 transitaba con preferencia un Volkswagen placas ZAK-12-31, propiedad de Qualitas, que era conducido por un ajustador de esa aseguradora.

De manera inevitable, el vehículo atropelló al ciclista, quien golpeó la cabeza en el parabrisas, lo arrastró cinco metros para quedar a un lado de la carretera, junto a la banqueta, con múltiples fracturas.

La bicicleta del infortunado fue lanzada cinco metros más allá, después del cuerpo; estaba totalmente aplastada y varias partes quedaron regadas donde fue arrastrada.

Al lugar llegó la policía investigadora de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes preservaron el sitio del accidente, según el nuevo Sistema de Justicia Penal.

Cuando el Semefo llegó, los oficiales de la SSP dejaron todo en manos de los peritos.

Una señora cuestionó a la policía del porqué se cerró la calle por el accidente, ya que no podía llegar a su casa, que está cerca de donde ocurrió el trágico atropellamiento.

“Y si a mí me atropellan, ¿igual van a cerrar la calle?”, preguntó. La respuesta que recibió fue que sí y un oficial le explicó los nuevos procedimientos por el nuevo Sistema de Justicia Penal.- Gabriel Chan Uicab / Alejandro Moreno Peña




Volver arriba