Se pierden el sepelio

Se pierden el sepelio

Colisiona con una moto por alcanzar el cortejo fúnebre

"A ti no te digo nada, no eres el perito", dijo Carlos Balam Interián al reportero, quien lo interrogó sobre la causa del accidente. En contraste, el motociclista accidentado aseguró que Balam Interián se voló el alto y así lo reconoció tras el accidente, pero que después cambió su versión

Carlos Balam Interián y tres de sus familiares no llegaron ayer por la tarde para dejar a su abuelito en su última morada en el Cementerio Xoclán porque el Pointer donde viajaban chocó al repartidor de pollos Ricardo Ramírez Garduza en el crucero de la calle 54-A con Circuito Colonias.

La falta de estacionamiento en la vía pública a las puertas de la Funeraria Recinto de Paz hizo que Balam Interián rodeara la manzana para incorporarse al cortejo fúnebre de su abuelito, pero cuando circulaba sobre Circuito Colonias, que está regulado por semáforos, colisionó con la motocicleta de Pollo Brujo que conducía Ramírez Garduza, quien salió disparado por el encontronazo y cayó al pavimento.

Como el motociclista portaba casco protector no sufrió lesiones graves. Sólo tuvo raspones en la canilla y un esguince en el tobillo derecho.

Ramírez Garduza declaró que tenía luz verde sobre la calle 54-A y el Pointer se voló el alto y lo colisionó.

El motociclista aseguró que al momento del accidente, alrededor de las tres de la tarde, el conductor del Pointer, placas YZH-41-54, aceptó su responsabilidad, pero cuando llegó su aseguradora cambió su versión y alegó que tenía luz verde y que el motociclista se estampó contra él.

El guiador del Pointer no quiso dar su versión ni su nombre al reportero. A ti no te digo nada, no eres el perito, dijo el guiador del auto en que viajaban otras tres personas que tampoco asistieron al funeral del abuelo.

Ramírez Garduza relató que acababa de entregar dos pedidos en una colonia del Sur y regresaba a la sucursal de la calle 56 con 71 del centro cuando lo levantaron.

Estaba a dos horas de terminar su jornada laboral, que se inició a las nueve de la mañana, pero con el accidente llegaría tarde a su casa porque su aseguradora lo llevaría a una clínica para su valoración médica y toma de Rayos X. Es el tercer accidente que sufre desde que maneja motocicleta hace 11 años y en todos lo ha salvado el casco protector.Paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública le dieron los primeros auxilios y curaron. Esperó paciente y con dolores que el perito de tránsito realizara el peritaje del accidente.- Joaquín Chan Caamal




Volver arriba