Se intoxica un menor

Por un descuido, come las pastillas de su abuela

El Centro Médico del IMSS informó el ingreso de un niño de dos años que comió varias pastillas psicotrópicas en casa de su abuela materna.

La madre del menor, Dulce Briceño, relató que por un descuido el menor tomó una caja de benzodiacepinas. Estaba de visita en casa de su suegra, en el centro de la ciudad.

“Sin que lo veamos, agarró las pastillas y se puso a comerlas”, fue parte del relato de la madre a un agente de la Fiscalía General que fue a ese hospital a averiguar el motivo del ingreso del niño, quien sufrió intoxicación.

Por otro lado, al hospital O’Horán ingresó Francisco Caamal Polanco, de 60 años, vecino de la colonia San Camilo de Kanasín, quien fue chocado en la Chichen Itzá cuando manejaba una motocicleta. Sufrió fractura de tibia derecha.

Ese mismo hospital informó el ingreso de Ángel Jesús Berzunza Ávila, de 34 años, quien sufrió fractura de una pierna al chocar con una motocicleta el mototaxi que manejaba. El percance fue en calles de Kanasín.

Amparo concedido

La Justicia Federal concedió el amparo a Norma Patricia Eyselé Cabrera ya que no se comprobó que tuviera en su poder una tarjeta de crédito que no es suya, delito considerado grave y que impedía su libertad.

La acusación fue, en la práctica, para mantener en prisión a la detenida, quien tiene varios meses de embarazo. Esa retención legal fue en espera de órdenes de detención por supuesto fraude contra personas que le dieron pantallas de plasma para su renta y supuestamente no devolvió.

En enero, en el fraccionamiento Yucalpetén, la SSP intervino en una discusión entre Patricia Eyselé y varias personas. No hubo argumento para detenerla, pero un oficial, al “revisar” una bolsa de la acusada, “encontró” una tarjeta de crédito de una persona desconocida para la inculpada.Con ese argumento la mujer estuvo presa casi cuatro meses, hasta que ayer fue liberada por el Juzgado 7o. Penal gracias al amparo que se concedió.

Un dictamen de la Fiscalía que sirvió de base para la formal prisión indica que la tarjeta supuestamente hallada “es similar” a las de crédito. Este dictamen fue considerado indicio y no prueba plena; por lo tanto, se concedió el amparo.

Cuando se careó con policías, la detenida sostuvo que le “sembraron” la tarjeta; aún así fue retenida en prisión. Está a pocas semanas de dar a luz.- R.F.G.




Volver arriba