Policía murió con su arma

Confirman que fue un suicidioen su dormitorio

Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública informaron que la muerte del policía tercero Alonso Vera Lozano, de 33 años, fue un suicidio.

El policía asignado a los grupos especiales de la corporación estatal se dio un tiro en la sien. El incidente ocurrió en la zona de dormitorios de la dependencia y fue con el arma de cargo del agente.

De acuerdo con los informantes, plenamente identificados por el Diario, el disparo se escuchó en gran parte del edificio. Durante unos minutos hubo desconcierto, porque no sabían de dónde provenía, por lo cual se inició una búsqueda que terminó en la zona de dormitorios.

Paramédicos de la corporación lo auxiliaron y trasladaron al hospital O’Horán, donde poco después falleció.

La familia recibiría las prestaciones de ley a las que tiene derecho; sin embargo, no se programó ceremonia especial para su entierro.

Con la muerte de Vera Lozano suman cuatro los suicidios de agentes de la SSP en tres años, todos con sus armas de cargo, tres en el edificio y uno más en un retén.

De acuerdo con los datos, el 20 de enero de 2011, el agente César Augusto Santos Sosa, del grupo Goera, se suicidó en la zona de habitaciones de un tiro en la cabeza con su arma de cargo.El 17 de noviembre de ese mismo año se suicidó con su arma de cargo el agente José Omar Dorantes Ruiz, de 67 años de edad, con más de 30 años de servicio; pertenecía a la Policía Bancaria y Comercial. El hecho ocurrió en el edificio de la corporación.El 9 de junio del año pasado el policía tercero Dainis Noray Vázquez Uribe, de 28 años, se disparó en la cabeza. El elemento estaba destacado en un puesto de revisión de la carretera Mérida-Celestún, kilómetro 69.9, en el tramo Kinchil-Celestún.Luego de cubrir su turno se encerró en el cámper donde se dio un tiro. Fue trasladado al hospital donde cinco días más tarde murió. Se desconocen las causas que llevaron a los agentes a atentar contra su vida, pero durante las investigaciones salió a relucir que estaban deprimidos por problemas familiares y económicos.- David Chan Caamal




Volver arriba