Policía en corto

Policía en corto

Alfredo Che Uitz, detenido por el robo de chatarra, negó ayer todas las acusaciones

Dos detenidos y dos prófugos registra cuantioso robo a un empresario del ramo de banquetes: los aprehendidos declararán hoy en el Juzgado 7o. Penal. Jesús Ramón Calleras Montes y Aníbal Ochoa Solórzano, oriundos de Chihuahua y el Distrito Federal, negaron posesión de droga “con fines de venta” que los ha mantenido en prisión desde hace dos semanas. En este lapso se emitió la orden de aprehensión por el robo a las oficinas del empresario del ramo de banquetes Rigel Miguel González Pérez. El botín incluyó más de $250,000, euros, brillantes, perfumes, etcétera. Cuando declararon hace varios días, los inculpados expresaron que estaban en distintos sitios cuando fueron detenidos y no en un “intercambio de objetos con manos” como señala la Fiscalía General. El robo en las oficinas fue con los rostros cubiertos, con guantes, etc. Se enterarían del sitio donde se ocultan los valores porque dos “conocidos” del denunciante habría proporcionado detalles del sitio. Por tanto, son buscados e identificados aunque no plenamente. Se espera que los detenidos nieguen los cargos o que declinen declarar.-

Juan Carlos Fitzmaurice Moguel fue detenido previa orden que giró el Juzgado 4o. Penal por abuso de confianza que denunció Antonio Gallareta de León. El quejoso dijo que el año pasado entregó al acusado un automóvil para su reparación, sin embargo, a pesar de pagarle el trabajo, no le cumplieron. El detenido niega los hechos, pero se expidió la orden de captura. En otro orden, Sergio Alfredo Che Uitz fue detenido por el robo de chatarra, como denunció la SSP. El acusado niega los cargos y afirma que la chatarra la recogieron los policías en un sitio y luego lo señalaron como el “ladrón”. En otro asunto, el Juzgado 7o. Penal ordenó la formal prisión de José Manuel Juárez Galera, acusado de violación por su esposa. Luego de una serie de pruebas a favor del detenido, ese juzgado determinó que prevalecen las de la acusación. El detenido no tiene derecho a fianza, aunque la quejosa le puede otorgar el perdón.-

MOTUL.- El exceso de velocidad y conducir en estado de ebriedad fue mala combinación para Gilberto Pool Can, quien fue remitido a la Fiscalía General del Estado (FGE) por colisionar dos vehículos estacionados y darse a la fuga. Aproximadamente a las 8:08 horas del miércoles, Pool Can continuaba su parranda e iba en busca de otra cantina, pero por el exceso de velocidad a la que conducía colisionó en la calle 26 entre 31 y 29-A y se dio a la fuga. En su loco escape, Pool Can colisionó sobre la misma calle con una camioneta Dakota azul con placas YP-57-667, propiedad de Fernando Alibert Barroso Mendoza, quien se dio cuenta e identificó que fue un Caribe color rojo. El incidente fue reportado a la Policía Municipal. Agentes se dieron a la tarea de buscar al causante de los accidentes, a quien hallaron en la calle 17 con el Caribe Volswagen placas YZM-71-16, con el frente destrozado por tantos choques. Al llevarlo a la calle 26 entre 29-A y 31 para constatar los daños fue cuando el dueño del Fiesta, Roque Fernando Pinto y Be, denunció que también su automóvil fue dañado por Gilberto Pool Can. Por los daños a los vehículos, por el estado de ebriedad y darse a la fuga se presentó una denuncia. Los afectados denunciaron en la Agencia 24 de la Fiscalía del Estado.-




Volver arriba