Policía en corto

1 / 2


Pedro Román Vela Martínez, en su declaración ante el Juzgado 1o. Penal, ayerEl taxi de la agrupación de la CTM ocasionó una carambola de tres vehículos


Previa orden girada por el Juzgado 1o. Penal, Pedro Román Vela Martínez fue detenido porque supuestamente dio informes falsos en un conflicto laboral. El acusado declinó declarar en fase preparatoria, pidió que le fijen una fianza, la que se determinó en poco más de $20,000, cantidad que pagaría para recuperar su libertad. La denuncia la promovió Tomas Garrido Béjar, representante de NGN Telecom, empresa para la que laboraba el acusado. Está prófugo Oliver Valle Palma, quien habría expedido una “constancia” a favor de Vela Martínez, con la que se demostraría elevados adeudos en dólares por parte de la empresa. Con la “constancia” Vela Martínez expresó en la Junta de Conciliación y Arbitraje que le adeudan por concepto de “comisiones” en distintos períodos en que laboró.Al desligase de la compañía, el acusado promovió una demanda laboral, la que sigue su curso. La empresa denunció que no hay tal constancia y que Valle Palma no tiene facultades para expedir ese ese documento.-

“Lo que pasa es que no me quiere ver en la casa” y “Es un pleito con su papá (de una denunciante)”, fueron frases para que dos acusados de abusos deshonestos intenten deslindarse de acusaciones por motivos sexuales. En el Juzgado 8o. Penal declararon Roger Alberto Uc Bermúdez y Gilberto Ismael Damas Flores, acusados, en el mismo orden, por su esposa Miriam del Rosario Pérez Islas y Elizabet Ricalde Tapia. Uc Bermúdez expresó que llegó a su casa, discutió con su esposa y ésta llamó a la policía. “Como no pudo decir algo en concreto contra mí, dijo a la policía que me detengan, luego me enteró que por tocarla, cuando las cosas no ocurrieron así”, expresó el detenido. El inculpado también es acusado de violencia familiar, ya que agredió físicamente a la quejosa y al hijo de ambos, de tres años, el 30 de abril (Día del Niño) y el 10 de mayo (de la Madre). La pareja tiene su domicilio en Ciudad Caucel. A Damas Flores le atribuyen cometer abusos deshonestos contra una vecina suya, Elizabeth Ricalde, sin embargo, el acusado niega los cargos. Afirma que hubo un pleito con el padre de la denunciante y, por ese motivo, lo acusan sin que haya cometido la falta que le atribuyen. El conflicto fue en la San José Tecoh el pasado fin de semana. En ambos casos los detenidos tienen derecho a una fianza.-

Presuntos ladrones detenidosDos cuantiosos robos cometidos en la ciudad llegaron al Juzgado 7o. Penal: el hurto de una caja fuerte y otro en una casa. En un caso la detención fue “por droga”, aunque se da por descontado que sólo fue un argucia legal para retenerlos, en tanto se les atribuye el robo, lo que se hará en breve. En ambos casos las cantidades obtenidas y recuperadas en su mayor parte, rebasan los $200,000. Los detenidos por el robo de la caja fuerte son Hernán Gamaliel Balam Ojeda alias “Gama” y Helbert Abner Avila Peraza. “Me abstengo de declarar”, expresó el primero y una actitud similar adoptó el segundo, en su turno. La denuncia la promovió el estadounidense Robert Station Huseltime, quien dijo que en su domicilio tenía una caja fuerte, la cual fue sustraída. Luego, se enteró que la caja fue encontrada cuando dos pesonas (los detenidos) viajaban entre Mérida y Acanceh. Billetes, documentos personales y diversos objetos son parte del botín. Los acusados, quienes también declinaron declarar en el Ministerio Público, no tienen derecho a una fianza. Otro robo, cuyo dinero en efectivo fue llevado ayer a ese juzgado, se atribuye a Jesús Ramón Calleros Montes y Aníbal Ochoa Solórzano, oriundos de Chihuahua y el Distrito Federal. Los acusados fueron detenidos por medio de un “cuatro”, se les atribuyó poseer droga, delitos que niegan, ya que, señalaron, fueron detenidos en distintos sitios de la ciudad. Hay un prófugo. La denuncia fue de Rigel Miguel González Pérez. El botín incuyó más de $250,000, euros, brillantes, perfumes, etc. En este caso los acusados aún no declaran porque apenas se expedirá la orden de detención, aunque en realidad siguen presos por las drogas.- R.F.G.

Un taxi de la agrupación de la CTM ocasionó una carambola de tres vehículos en la calle 55 entre 48 y 50 del centro de Mérida. El percance obligó al cierre por un lapso de 40 minutos de la vía en su sentido de Poniente a Oriente, lo que ocasionó algunos problemas de vialidad. A la misma hora pero en la calle 67 entre 48 y 50, se registró otro doble accidente: un camión de la ruta de Kanasín chocó por alcance con un Chevy. Los vehículos quedaron atravesados en la vía, pero el chofer de un camión de la misma ruta de Kanasín, al intentar cruzar, chocó con los vehícu- los accidentados. La idea del chofer era seguir su trayectoria de Oriente a Poniente sobre la 67. Llegaron a un arreglo por medio de sus aseguradoras. En el caso del accidente ocurrido en la 55, de acuerdo con los datos el Pointer placas YZZ-7143, manejado por Jorge Chan Suaste, transitaba de Poniente a Oriente sobre la calle 55. Al llegar a unos metros de la calle 48, frenó para evitar impactarse contra otro vehículo cuyo guiador había frenado. El Tsuru placas YZL-8750, manejado por Luis Poot Canche, que transitaba detrás del Pointer, alcanzó a frenar y evitó en primera instancia chocar contra el Pointer. Sin embargo, el taxi de la CTM, placas 7133-YSB, manejado por Cruz Enrique Leal Salazar, no alcanzó a frenar lo que ocasionó que se estrellara contra el Tsuru. Por la fuerza del impacto, el vehículo se proyectó y chocó contra el Pointer. El taxista, declaró que no pudo detener el vehículo, debido a que los autos se frenaron de repente. Sin embargo, los testigos dinero que venía hablando por la radio lo que ocasionó que no se diera cuenta de los vehículos frenados. La Policía Municipal realizó un corte a la circulación en la calle 55 con 50, además de que asignó a varios elementos en la zona para agilizar el tránsito. Las aseguradoras, llegaron a un arreglo sobre los daños.-

“¿Para qué me meten en sus problemas?”, expresó entre sollozos una joven que se careó ayer con su padre, Erick Ricardo Moreno Guerra, en el Juzgado 8o. Penal. “Eso es cosas de ustedes, no mía, no me metan en sus cosas”, fue otra expresión de la joven quien formó parte de la acusación porque aunque era mayor de edad seguía estudiando. La joven y su madre promovieron la queja, se expidió orden de detención contra Moreno Guerra, pero éste promovió un amparo antes de ser detenido. Compareció y negó los cargos por unos $100,000, pero antes que se determine su situación jurídica ofreció pruebas, entre éstas, el careo con su hija. Hay otras pruebas ofrecidas por el inculpado a quien se espera sea sometido a juicio, pero pague una fianza para continuar en libertad.-




Volver arriba