Policía en corto

David Andrés  Quijano Cervera, ayer en la rejilla del Juzgado 1o.

“Por todo me agarran”

Cuatro detenidos por  lapidar una casa declararon  en el Juzgado 1o. Penal,  donde uno de los acusados  reveló que “ni 24 horas”  estuvo libre y de nuevo fue aprehendido. “Los policías me agarran  por cualquier cosa, sólo me  ven y me detienen, todo por  tener tatuajes”, manifestó  Cristian Mauricio Narváez  Medina, un acusado. Señaló que caminaba por  Juan Pablo II cuando se  percató de un “operativo de  la policía”, se cruzó de un  lado a otro y en ese  momento fue detenido. “Los policías me conoce y  por cualquier cosa me  agarran”, insistió. También fueron  aprehendidos José Luis  Bagundo Valencia alias  “Cochano”, Pablo Joel Dzib  Cruz y Luis Angel Aguayo  Domínguez. Todos niegan que lapidaron una  casa ni “propiciar”  que tres menores lo hagan  con ellos. “A esos muchachos ni los  conozco”, expresó uno de  los inculpados que, al igual  que sus coacusados, no  tiene derecho a una fianza. Los detenidos pidieron  careos con los policías y los  menores.— R.F.G.

Triste 10 de mayo

La esperanza se esfuma,  incluso en el “Día de las  Madres”, pues a pesar de  que el padre de su hijo fue  detenido, sigue el ayuno de  la señora Violeta Valentina  Medina Rodríguez: hace  nueve meses que no le han   permitido ver a su hijo. En el Juzgado 1o. Penal,  Violeta Medina se  paró frente a las rejilla  metálicas del Juzgado 1o.  Penal a donde miraba  fijamente. Apareció David Andrés  Quijano Cervera, el padre  del menor, quien fue  detenido por la sustracción  del niño. El acusado calló  ante la acusación y sus  abogados pedirían le fijen  una fianza. Se pronostica que el  conflicto legal continuará,  al igual que el ayuno de la  señora Medina Rodríguez,  quien a pesar de la  aprehensión, sigue sin ver a  su hijo. También fueron acusados  los abuelos paternos  Ernesto Quijano Tenrreiro  y Estela Cervera Medina,  quienes habrían llevado al  menor a un viaje a Chile,  pero no lo devolvieron a la  madre, como ofrecieron. El niño nació cuando sus  padres eran adolescentes,  todo era aparente armonía  aunque tampoco hubo  matrimonio. El abuelo  aportaba dinero para el  niño porque su hijo  continuaría estudiando. Al fin de la declaración  preparatoria, la señora  Valentina Medina se retiró  con pocas esperanzas de ver  a su hijo.— R.F.G.

Cambio de expedientes

Por el cierre de dos juzgados  penales a partir del viernes  próximo, cientos de  expedientes “vivos” se  continuarán en otros  tribunales. El Consejo de la Judicatura  informó a litigantes,  denunciantes o procesados,  los nuevos juzgados que  atenderán los asuntos. Los expedientes del  Juzgado 3o. Penal con  números terminados en  uno, dos y tres se trasladan  al Juzgado 1o. Los finalizados con cuatro,  cinco y seis al Juzgado 2o. y  los que tienen como último  dígito el siete, ocho, nueve y  cero, al 4o. Los casos del Juzgado 5o.  terminados en uno, dos y  tres se enviarán al Juzgado  6o., los finalizados con  cuatro, cinco, seis y cero al  7o., y los que concluyen con  siete, ocho y nueve al 8o. Le tocará más expedientes a  los juzgados que  supuestamente tienen  menos casos pendientes. Los juzgados que cerrarán  sus puertas son también los  que tienen menos casos. A partir del sábado 17 los  expedientes se pueden  seguir en los tribunales a  los que fueron  reasignados.— R.F.G.

Una mujer que venía como pasajera de un automóvil resultó  lesionada luego de que el vehículo  donde viajaba se accidentó.  El percance ocurrió en la calle  53 por 50 del centro de Mérida. De acuerdo con los datos, la   camioneta estaquitas placas  YP-99833 conducida por Martín  Cervantes Loria, transitaba de  Oriente a Poniente sobre la calle  53 y al llegar a la calle 50 no  respetó el alto de disco y colisionó  con un Tsuru placas  YZV-1706,  manejado por Mateo Santos Dzib  Pool. Por la fuerza del impacto Silvia  Mex, pasajera del Tsuru resulto  lesionada  y fue atendida  por paramedicos de la Policía Municipal; sin embargo, no requirió  traslado al hospital. Las aseguradoras llegaron a un arreglo económico.— David Chan Caamal.




Volver arriba