Policía en corto

Prófugo por una explosión
La situación jurídica de Tomás Zaragoza Fuentes, propietario de la gasera Tomza, cambió a prófugo por no comparecer, amparo de por medio, por la explosión en Polígono 108. La comparecencia la ordenó un juez de Distrito, que concedió la suspensión provisional de la detención que giró el Juzgado 7o. Penal. Cuando a Zaragoza Fuentes se le concedió la suspensión provisional, el juez federal le impuso varios requisitos, como comparecer ante el juez que ordenó su detención. Otros empleados y un directivo de Tomza comparecieron y, por tanto, sigue vigente su libertad. Pero también están en límites para depositar una fianza porque sigue pendiente de resolver sobre los daños del molino “La mano poderosa”. La Fiscalía General consignó dos expedientes, uno de los cuales aún no se finiquita, aunque se haya pagado la mayor parte. Entre los acusados está Zaragoza Fuentes, quien, a diferencia de otros inculpados, no compareció ante el Juzgado 7o. Por tanto, se informó al juzgado federal de la ausencia y a fin de que se revoque la suspensión de la detención.— R.F.G.

Le niegan la libertad
El Juzgado 2o. de Ejecución de Sanciones negó la libertad anticipada que solicitó César Miguel Rodríguez Lara, acusado de ultimar y “encajuelar” un jardinero, delito por el que fue condenado a 25 años de cárcel. El detenido, como informamos hace unos días, pidió con base en leyes vigentes cuando fue sentenciado que le reduzcan la pena y al mismo tiempo se le conceda la libertad anticipada. Hubo oposición de la Fiscalía adscrita a ese juzgado, también del consejo técnico del Cereso. Tras una fuga, luego de su detención en 1998, el acusado fue reaprehendido en 2003. La muerte la causó a fin de que el cuerpo lo hiciera pasar como suyo y, de esa manera, sus familiares cobren un seguro de vida. El ultimado es José Luis Cauich, quien también fue incinerado. Su cuerpo se escondió en la cajuela de un automóvil que se abandonó cerca de la Itzaes.— R.F.G.

Llegan a un arreglo
Cercanos parientes de un niño fallecido en un accidente cuando era transportado en una motocicleta comparecieron en el Juzgado 7o. Penal y expresaron que no tienen nada qué reclamar por el deceso. El percance fue en abril, en San José Tecoh. Se detuvo a Ricardo Alejandro Rodríguez Arvizu, guiador de una camioneta, quien expresó que no respetó una señal de alto porque las ramas de un árbol impedía la visibilidad. El choque fue con una motocicleta en la que viajaba Aarón Che Vázquez, situado entre su abuela y su madre, en el mismo vehículo. El accidente fue en la calle133 con 48. No se precisó la cantidad que el guiador pagó a los deudos del niño.— R.F.G.

 




Volver arriba