Pleito en área de alto riesgo

Pleito en área de alto riesgo

Ambulantes se niegan a salir de una zona marcada

En la zona de riesgo por desplome de una cornisa, marcada con cinta, se instalaron estos ambulantes que se negaron al desalojo

Ayer a las 7 de la mañana se registró un enfrentamiento verbal entre agentes de la Policía Municipal de Mérida y vendedores ambulantes instalados en la calle 65 entre 54 y 56 del Centro.

La discusión se inició cuando los agentes se acercaron para desalojar a los comerciantes que se instalaron dentro de una zona delimitada con cinta por ser de riesgo, ya que las recientes lluvias reblandecieron la marquesina de un negocio ubicado en esa calle y se caían los pedazos.

Los uniformados indicaban a los ambulantes que no debían estar en ese lugar porque se corría el riesgo de que salieran lesionados.

Los vendedores se resistieron al desalojo y alegaron que tenían permiso de la Subdirección de Mercados para estar en ese lugar. “Collado nos tiene dado este lugar, por ello le pagamos la cuota mensual”, alegaron y se negaron a moverse “porque es el mejor punto de ventas”.

Al lugar llegó personal de Protección Civil Municipal, quienes luego de una inspección a la marquesina corroboraron el riesgo de desplome.

A pesar de que les informaron a los vendedores del peligro, los oferentes insistieron en que no se moverían porque tenían permiso.

Luego de algunas llamadas a sus superiores, los inspectores de Protección Civil se retiraron y les dijeron que si se quedaban en ese lugar era bajo su propio riesgo.

A los pocos minutos hicieron lo mismo los agentes de la Policía Municipal, quienes informaron a sus superiores.”Es una lástima que por intereses personales se ponga en riesgo la seguridad de la gente”, dijeron los oficiales y luego se retiraron.Según los empleados de los negocios aledaños establecidos, el domingo y el lunes se registró la caída de pedazos de la marquesina y por ello se puso la cinta, para advertir del peligro.Los peatones respetan el área delimitada, no así los ambulantes que instalaron sus puestos dentro de la zona de peligro.Alrededor de las 10 de la mañana hubo una nueva evaluación, pero los vendedores se resistieron de nuevo al “desalojo”.- David Chan Caamal




Volver arriba