“No hay crimen perfecto”

Relata la Fiscalía detalles del caso de Felipe Triay

1 / 2


La fiscal del Estado, Celia Rivas Rodríguez, dio ayer información sobre el asesinato del psiquiatra Felipe Triay Peniche. A la derecha, la diligencia efectuada ayer con los dos implicados, psiquiatras también de profesión


“No hay crimen perfecto”, afirmó ayer la fiscal general del Estado, Celia Rivas Rodríguez, al confirmar la detención de dos psiquiatras por el homicidio del doctor Felipe Triay Peniche.

Las huellas en la camioneta y las evidencias encontradas en el cuerpo del profesional espiteño de la psiquiatría y en un departamento de la colonia García Ginerés fueron las claves para la captura de los dos implicados, quienes serían procesados por el delito de homicidio calificado y podrían recibir una pena de 40 años de prisión. También fue importante el rastreo por medio de las cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado que constataron todo el desplazamiento de la camioneta en la que fue abandonado el cuerpo de Triay Peniche.

Los detenidos por el crimen son el yucateco Enrique Lara González, de 35 años de edad y presidente del Colegio de Psiquiatras de Yucatán, y Pablo Santos García Gutiérrez, de 33 años, oriundo del Distrito Federal y jefe del área de psiquiatría del Hospital “Ignacio García Téllez” (T1), del IMSS.

La Fiscalía informó en un comunicado que “el móvil del crimen está relacionado con intereses económicos vinculados con la obtención de un cargo laboral que el reconocido médico obtendría en próximos días y por el cual uno de los involucrados estaba pujando”.

En entrevista, la maestra Rivas Rodríguez afirmó que el móvil del crimen fue por cuestiones laborales, ya que en los próximos días el ahora fallecido iba a recibir una importante cartera de pacientes.

De acuerdo con las investigaciones, el homicidio habría sido planeado de manera directa por García Gutiérrez, quien siempre había estado a la sombra de Triay Peniche, y para la ejecución contó con la ayuda de Lara González.

El crimen se perpetró en el domicilio de García Gutiérrez, donde los agentes investigadores encontraron una especie de cama de hielo donde mantuvieron congelado el cadáver desde el día en que ocurrieron los hechos hasta el miércoles cuando lo fueron a dejar en el estacionamiento de un centro comercial de Ciudad Caucel.

En los dos comunicados que sobre el caso emitió ayer la Fiscalía señala dos días distintos en que se habría cometido el homicidio: en uno dice que fue el viernes 15 y en el otro que fue el sábado 16. Al parecer, los hechos habrían comenzado el viernes en la noche después de una cena y se habrían prolongado hasta las primeras horas del mismo sábado.

Tanto en el predio cateado ayer domingo en la madrugada como en la camioneta donde fue dejado el cuerpo se encontraron evidencias contundentes que incriminan a ambos psiquiatras, por lo cual el juez emitió una orden de aprehensión.

La Fiscalía explicó que las investigaciones incluyeron la revisión de cámaras de video, estudios dactiloscópicos, de planimetría, cateos a diversos predios, así como el uso del denominado FARO para la recreación de escenas del crimen y diversas diligencias en las cuales se encontraron evidencias contundentes que incriminan a los detenidos.

El crimen lo habían estado planeando desde días atrás y se cometió en el departamento de García Gutiérrez, en la calle 25 entre 20 y 22 de la colonia García Ginerés. El viernes 15 luego de una cena donde estuvieron Triay Peniche y García, este último a base de engaños lo llevó a su predio, donde a la postre lo mataron de 22 puñaladas en diferentes partes del cuerpo, incluidos órganos vitales como el corazón.

Tras el homicidio con saña, los inculpados dejaron durante varios días el cadáver en el lugar de los hechos, que mantuvieron en hielo, hasta que el miércoles 20 lo llevaron al estacionamiento de una tienda en Ciudad Caucel.- David Chan.

Etiquetas: