No “bullying” sino crimen

La investigación sobre la muerte de un joven sigue

La entrada a la Secundaria General 2, donde un joven estudiante convulsionó luego de beber algo; el menor falleció poco después
1 / 2


La entrada a la Secundaria General 2, donde un joven estudiante convulsionó luego de beber algo; el menor falleció poco después
El altar que levantaron los familiares de Bruno Antonio Méndez Ordaz en su casa


Bruno Antonio Méndez Ordaz, quien de acuerdo con la necropsia de ley murió de un derrame cerebral por intoxicación de una sustancia desconocida, no perdió la vida a causa de “bullying” escolar, sino de un artero asesinato, señala Juan Amado Méndez Carrillo, padre del estudiante de tercer año de secundaria, turno vespertino, de la escuela “José Emilio Vallado Galaz”.

Familiares del joven de 15 años señalaron que Bruno era muy buen estudiante, excelente deportista y tenía mucho carisma con las muchachas, por lo que no descartan que se trate de una acción deliberada.

Delmy Salazar Durán y Flor María Guadalupe Alcocer, directora y sub

directora de la secundaria número 2, respectivamente, se presentaron ayer a declarar en el Ministerio Público, a fin de aportar datos a la investigación.

El señor Méndez Carrillo comentó que ya pasaron 20 días de la muerte de su hijo y hasta el momento han sido respetuosos de los procedimientos judiciales. “Sabemos que se requieren estudios de laboratorio, pero esperamos que se haga justicia y se aplique todo el peso de la ley al o los responsables, a fin de que sea un ejemplo para que otros jóvenes se frenen y no caigan en el delito”.

El padre del menor señala que no es la primera vez que ocurre una situación de esta naturaleza en la secundaria ya que el año pasado, por las mismas fechas, a una estudiante de tercer año le pusieron pastillas en una bebida y convulsionó dentro de la escuela. Sin embargo, la madre no denunció por temor a que perdiera sus papeles.

En las investigaciones es determinante el expediente clínico del Hospital Juárez, donde el joven permaneció durante 30 horas luchando por conservar la vida y donde se le administraron varios tipos de medicamentos.- Alejandro Moreno Peña




Volver arriba