Niño se envenena al ingerir raticida

Le dan de alta del hospital, cae al salir y se lesiona

José A. Pacheco González, detenido con droga en un retén

La Fiscalía General del Estado reportó ayer el envenenamiento de un niño de dos años y el fallecimiento de dos personas, una que fue recogida a las puertas de la iglesia de San Cristóbal y otra en un hotel de Pisté.

De acuerdo con la información oficial, la madre del bebé, Mariela Fernández, informó que fue de visita a la casa de su madre en Tekax y en un descuido su niño, H.I.L.F., de dos años de edad, comió una pastilla que sirve para envenenar ratones, que estaba tirada en el suelo. Los síntomas del envenenamiento enseguida se manifestaron en el cuerpo del bebé, quien fue trasladado de urgencia al hospital O’Horán de Mérida, donde quedó ingresado.

Los médicos del turno matutino informaron que el niño está grave.

En el caso de los fallecimientos, la Fiscalía informó que a las puertas de la iglesia San Cristóbal fue auxiliado y trasladado al hospital O’Horán una persona de sexo masculino, de aproximadamente 40 años de edad, que sufrió un desvanecimiento. Los esfuerzos médicos fueron en vano porque finalmente el desconocido murió por un infarto.

El otro fallecimiento ocurrió en Pisté, en el hotel “Stardus Inn”, donde vivió los últimos 15 años, José Ernesto Pérez Canto, de 68 años.

El informe indica que agentes ministeriales y personal médico forense destacamentados en Valladolid recibieron y certificaron el reporte del deceso.Felipe Pérez Canto, hermano del fallecido, manifestó que José Ernesto tenía 15 años viviendo en el hotel, padecía de hipertensión arterial y era bebedor consuetudinario. El Semefo informó que la causa de la muerte fue encefalopatía hepática.

Un caso insólito ocurrió el sábado, según reporte de la Fiscalía. Luis Estrella Uitzil, de 49 años y vecino de la colonia San Damián, de Mérida, acudió al Hospital Juárez del IMSS para que le curen las heridas que sufrió en un accidente de tránsito, pero luego que fue dado de alta resbaló en la rampa descendente de la puerta de urgencia y cayó estrepitosamente. Como sufrió traumatismo craneoencefálico ingresó de nuevo al hospital.

El sábado pasado, agentes de la SSP detuvieron al ticuleño José Amilcar Pacheco González con un cargamento de 7 paquetes de mariguana.

Luego que compró la droga en un lugar desconocido de Mérida, Pacheco González abordó el taxi, placas 22-42-YSB, en el parque de San Juan con destino a Ticul, pero no pasó el retén instalado bajo del puente de Tanil porque un perro adiestrado en la detección de drogas descubrió el cargamento escondido en una caja de juguete. La SSP practicó los exámenes toxicológicos al detenido y éste arrojó intoxicación con mariguana y cocaína.Pacheco González, de 35 años de edad, fue remitido a la delegación local de la PGR junto con la droga. El taxista Randy Raymundo Martín Ek y el vehículo fueron liberados por la SSP. – Joaquín Chan Caamal




Volver arriba