Niega una acusación por violencia

Nostalgia en los juzgados penales que desaparecen

José Manuel Juárez Galera, acusado de violación y lesiones

“Tuvimos relaciones normales, no sé de dónde salieron las heridas que tiene mi esposa”, manifestó José Manuel Juárez Galera, quien fue acusado de violación y lesiones, en declaración que rindió en el Juzgado 7o. Penal.

El primer delito no permite fianza. La denunciante, Claudia Francisca Vázquez Pérez, señaló que la noche del miércoles estaban en su casa de Juan Pablo II. Una hija de ambos y el novio de ésta llegaron y habrían presenciado parte de los hechos, al menos, firmaron testimonios de cargo.

La quejosa expresó que se negaba a sostener relaciones con su esposo por diversos motivos, pero éste la obligó a golpes y con humillaciones.

La señora Claudia Vázquez llamó a la policía y Juárez Galera fue detenido, quien en el juzgado negó los hechos y dijo que no fue violento con su esposa y que las relaciones fueron “normales”.

La denunciante, que puede otorgar perdón porque se trata de supuesta violación entre esposos, tiene “moretones” en brazos y piernas que, afirman, se los causó su cónyuge.

En otro asunto, ayer el Juzgado 3o. Penal emitió sus dos últimas sentencias: condenó a acusados de delitos graves, por violación y privación ilegal de la libertad.

Ese juzgado, como informamos, dejó de existir a partir de hoy, al igual que el 5o. Penal por la proximidad de la implantación de los juicios orales en Mérida y poblaciones cercanas.

Hoy los juzgados laborarán prácticamente una jornada normal, pero se encargarán de recibir los expedientes de los juzgados en cierre.

Hubo momentos de nostalgia por la desaparición de los juzgados, principalmente del 3ro., cuyas funciones iniciaron hace más de 60 años en el edificio de la Penitenciaría Juárez.

Las dos últimas senencias del juez Jesús Rivero Patrón fueron condenatorias.

Enrique Dzul Medina fue condenado a pasar 16 años cinco meses de prisión por el ultraje a una niña, hijastra suya, en la Emiliano Zapata Sur. También deberá pagar $23,000 de multa o permanecer más tiempo en el reclusorio.

Otra sentencia en el mismo sentido fue para Raúl López, Oscar Zamudio Basto y Jesús Antonio Sansores González, quienes habrían privado de la libertad, en Progreso, a Arturo Ramírez Noh.

La detención ilegal fue por supuesto cobro de un adeudo.- Rudesindo Ferráez García




Volver arriba