Más heridos de bala

Está grave otro joven baleado en Tekal de Venegas

1 / 2


Paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública trasladan a Gustavo Chuc a una ambulancia después de que fue traído de urgencia en el helicóptero de la SSP
El arribo del herido desde Izamal en el helicóptero de la SSP, que aterrizó en la Inalámbrica, ayer


Ahora en Mérida surge un hecho de violencia con disparos

A unas horas de la balacera con saldo de dos muertos en Libre Unión, comisaría de Yaxcabá, un nuevo hecho en el que se usó un arma de fuego activó la alerta en Mérida.

Ayer en la madrugada, en el fraccionamiento Paseos de Vergel, en el oriente de la ciudad, una borrachera entre varias personas terminó con un enfrentamiento en el que un sujeto disparó a quemarropa a un joven que participaba en el festejo.

El agresor usó un arma calibre .9 milímetros y huyó con rumbo desconocido. La Secretaría de Seguridad Pública puso en marcha una operación en varias colonias del oriente y sur de la ciudad para dar con el paradero del sujeto, sin éxito.

El joven herido fue internado en el hospital Agustín O’Horán y se encuentra grave, según se reportó en el nosocomio.

Otro hecho motivó de nuevo el uso del helicóptero de la SSP para trasladar a personas heridas del interior del Estado a esta capital.

En Tekal de Venegas, en medio de una cacería, un joven resultó herido al recibir un disparo de su padre, quien lo confundió con un pavo de monte.

El lesionado, Gustavo Chuc Ramayo, está grave y fue trasladado desde Izamal a Mérida por vía aérea. El helicóptero policíaco aterrizó en el campo de tiro con arco de la unidad deportiva de la colonia Inalámbrica.

En cuanto a los trágicos hechos de Libre Unión, en Yaxcabá, J.A.J.S., detenido por participar en la balacera en la que murió el agente de la SSP Bernardo Aké Yeh, podría pasar 40 años en la cárcel, ya que la Fiscalía General del Estado pedirá esa pena.

Será acusado de los delitos de homicidio calificado, tentativa de homicidio, portación de armas prohibidas y daños en propiedad ajena.

El oficial Aké Yeh fue sepultado ayer en la tarde con honores en su natal Cacalchén en medio de una concurrida manifestación de dolor.

El gobernador Rolando Zapata Bello viajó a la comunidad para dar el pésame a la familia y asegurarles que contarán con el apoyo del Ejecutivo.

LOCAL

Cacalchén | Duelo

Más del sepelio del agente de la SSP que falleció en la balacera en Yaxcabá.

Trayectoria

En el cementerio de Cacalchén, el general Bernardo Vázquez Ramírez, subsecretario de Seguridad, destacó que el agente Bernardo Aké Yeh tuvo una trayectoria de 29 años en la SSP. “Siempre desarrolló su trabajo con honor”, aseguró

Deudos

Al infortunado policía le sobreviven su esposa, Eulalia Medrano Escobedo, y sus hijos María Eugenia, Wilfrido Alberto y José Leonardo, todos mayores de edad. Asimismo, sus padres, Agustín Aké y Pánfila Yeh.

Campo

Antes de laborar en la SSP, el agente Aké Yeh se dedicó a las labores del campo.



Volver arriba