Le estalla un tanque de gas

Con quemaduras graves al intentar detener una fuga

Luis Fernando Sánchez Nieves, detenido por posesión de mariguana, alegaba que  consumía la droga  para poder  calmar sus nervios

Jorge Alfonso Díaz Tzuc resultó con graves quemaduras en las manos cuando intentaba evitar una fuga de gas butano y el tanque le estalló.

El lesionado ingresó al Centro Médico “Ignacio García Tellez”, del IMSS, donde se atiende al herido, de 26 años y oriundo de Maxcanú.

La explosión fue en el camino a Progreso, cuando Díaz Tzuc transportaba en una camioneta el tanque de gas. De pronto notó una fuga e intentó cerrar la válvula, pero en ese momento ocurrió la explosión, que le dejó quemaduras de segundo y tercer grados en las manos.

En otro accidente, en Umán, una niña de dos años sufrió quemaduras de tercer grado en la mayor parte del cuerpo cuando le cayó agua hirviendo en su casa.

De acuerdo con el relato del padre de la menor, éste dejó una cubeta de agua caliente en el paso de la niña, quien cayó en ella al tropezar con el recipiente.

Por otro lado, en Motul falleció Hilario Xool Méndez, de 75 años de edad, por infarto al corazón.

Al hospital O’Horán ingresó una persona que fue recogida sin conocimiento en el Centro. Se le diagnosticó derrame cerebral.

Rufina Pech Castro, de 80 años de edad, fue encontrada sin vida en su casa de Plan de Ayala Sur, a causa de un infarto al corazón.

Detenidos con droga

“La consumo para mis nervios” y “Mis ojos rojos me delataron”, fueron expresiones con que dos jóvenes respondieron a los cargos de posesión de mariguana.

Los detenidos son Ramón Isaías Azcorra Ruelas y Luis Fernando Sánchez Nieves, ambos de 30 años de edad.

Fueron detenidos en diversos puntos de la ciudad. No se relacionan entre sí y se les atribuye “posesión con fines de venta”, delito que no permite fianza.

Se espera que el delito se reclasifique para que ambos tengan derecho a fianza.

Los dos niegan la venta, aunque admiten el consumo por diversos motivos.

Azcorra Ruelas afirma que consume mariguana “para calmar sus nervios”.

Ha ido a una clínica contra adicciones y ha disminuido su consumo de la droga.

“No tenía tanta mariguana como afirma la SSP”, manifestó el acusado en el Juzgado 7o. Penal.

Sánchez Nieves admite el consumo, que sólo tenía “medio cigarro”, pero no las casi 20 dosis que le atribuye la SSP.

“El policía vio mis ojos rojos, olió mis dedos y concluyó que estaba drogado”, relató en el Juzgado 5o. Penal.- Rudesindo Ferráez García




Volver arriba