“¡La mataste, la mataste!”

Pánico se vivió en la Ave. Itzáes por una octogenaria

En el pavimento y en espera de la llegada de los servicios de emergencia está la señora Bertha María Cámara, de 85 años de edad, quien fue atropellada por una ambulancia de traslado de Suma de Hidalgo

Ayer a las 9 de la mañana una ambulancia de traslado del municipio de Suma de Hidalgo atropelló a una mujer de 85 años de edad, cuando ésta intentaba cruzar la avenida Itzáes entre las calles 61-A y 65.

Por el exceso de velocidad a la que transitaba, el chofer de la unidad oficial no pudo evitar el accidente. Por el impacto, la octogenaria fue aventada unos metros y quedó inmóvil sobre el pavimento, su sabucán quedó a unos metros del lugar.

“¡La mataste, la mataste!”, le gritaban los testigos al chofer de la ambulancia, quien insistió en que no fue su culpa. “Ella salió al paso, no lo pude evitar”, decía una y otra vez.

De acuerdo con los datos recabados, Bertha María Cámara, de 85 años de edad, cruzaba la avenida para dirigirse al Parque de La Paz para tramitar su credencial de la tercera edad.

Sobre la avenida Itzaes transitaba, de Sur a Norte, la ambulancia de traslado de Suma, placas YZG-61-38, manejada por Víctor Cervera Cervantes.

Según testigos, la ambulancia iba a exceso de velocidad y con las torretas apagadas. Por la velocidad, Cervera Cervantes no pudo frenar a tiempo y atropelló a la octogenaria.

Por el impacto, la mujer fue aventada unos metros y quedó inmóvil en el pavimento.

Al principio se pensó que había fallecido, pero a los pocos minutos se comenzó a mover y a quejarse de dolor.

Al lugar arribaron paramédicos de la SSP, quienes estabilizaron a la mujer y luego la trasladaron al hospital, con probable fractura de cadera y golpes contusos en varias partes del cuerpo.

Cervera Cervantes, oficial de la Policía Municipal de Suma, fue detenido y trasladado al edificio de la SSP para el deslinde de responsabilidades.

De acuerdo con los peritos de la SSP, el responsable fue el chofer de la ambulancia, porque la mujer prácticamente ya había cruzado toda la arteria.- David Chan Caamal




Volver arriba