Indignación en Kanasín

Camionero arrolla y mata a joven que pedía parada

1 / 3


A la izquierda, la madre de Lamberto Puc Lira llora y abraza a su hijo, quien momentos antes fue arrollado por un camión de pasaje; arriba, vecinos que intentaron entrar a un encierro para sacar al camionero, pero la policía se los impidió. A la derecha, el camión placas 801-165-Y que atropelló al infortunado joven


Ayer a la 1:30 de la tarde, una persona falleció al ser atropellada por un camión de pasajeros en la esquina de las calles 67 con 2 de San Pedro Noh Pat, en la zona de traslape, al oriente de la ciudad, situación que causó indignación y enojo entre los vecinos por la forma como ocurrió.

Según testigos, , de 24 años de edad, esperaba el autobús urbano para ir al centro a trabajar y cuando éste se acercaba levantó el brazo y pidió parada al camionero.

Entonces bajó de la acera para subirse al autobús, pero el operador lo golpeó con la parte frontal del camión, enviándolo al suelo, y al caer, le pasó encima las llantas de la unidad.

Entonces el chofer del autobús, marca Mercedes Benz placas 801-165-Y, continuó su camino y llegó hasta un lugar donde resguardan los camiones, descendió de la unidad, saltó la barda trasera del lugar y escapó.

Agentes de la Policía Coordinada llegaron al lugar de los hechos y fueron tras el culpable, pero éste ya había huido de esa zona.

También llegaron al lugar paramédicos del municipio de Kanasín a bordo de una ambulancia y en el lugar atendieron a Puc Lira; sin embargo, no pudieron trasladarlo porque no tenían camilla en su vehículo.

Mientras tanto, la madre de Puc Lira y otros parientes lloraban junto al lesionado. Los vecinos le decían a la mujer que su hijo ya había muerto.

Sin embargo, minutos después agentes de la Policía Municipal de Kanasín llegaron con una camilla y entonces trasladaron al joven a la Cruz Roja de Oriente, donde desafortunadamente falleció.

El primo de Puc Lira corrió a su casa y tomó un cuchillo, dijo que mataría al operador del autobús, pero su madre lo detuvo y lo llevó a su casa.

Vecinos de la zona dijeron que los camioneros transitan sin precaución y que tratan a los pasajeros “como si fuéramos animales”.

Varios habitantes de San Pedro Noh Pat fueron al lugar de encierro de los autobuses e intentaron entrar para ver si ahí estaba escondido el chofer, pero la policía lo evitó.

Las personas reunidas en el lugar, visiblemente indignadas y molestas, aseguraron que si no agarran al responsable, “detendremos autobuses y haremos justicia por propia mano”.

“Aunque digan que somos revoltosos, no vamos a dejar esto así, creen que porque somos pobres nos pueden tratar como animales… Hace poco tiraron a una señora con su bolsa de elotes y se le rompió un diente, le dieron 200 pesos y siguieron como si nada”, dijo un pariente de Puc Lira.- Ernesto Pinzón Franco




Volver arriba