Herida en choque una joven encinta

Preocupación por el bebé porque no tenía movimiento

1 / 2


Mientras era atendida por los paramédicos, la señora Zoila Castillo Ayala, con ocho meses de embarazo, insistía en su preocupación porque el bebé no se movía. El accidente fue en la calle 61
Lourdes Carolina Pino Carrillo, de 18 años, permaneció encerrada en su auto tras el choque


Momentos de angustia se vivieron la mañana de ayer en la calle 61 con 34 del centro de Mérida, cuando una mujer con ocho meses de embarazo resultó lesionada al chocar la moto en que viajaba con su esposo con un automóvil que se pasó el alto de disco.

El accidente se registró a las 6:45 de la mañana en la calle 61 con 34 del centro.

La motocicleta placas 2-GVE-4, manejada por José Chim Estrella, transitaba con preferencia de Oriente a Poniente sobre la calle 61.

Al llegar a la 34, la moto se estrelló con el Spirit placas 964-WJU, del Distrito Federal, manejado por Lourdes Carolina Pino Carrillo, de 18 años, quien transitaba de Sur a Norte sobre la 34 y no respetó el alto de disco, según testigos, porque le quiso ganar a la moto.

Por el impacto, el matrimonio cayó al pavimento y resultó lesionado. Zoila Castillo Ayala llevó la peor parte, pues se golpeó el costado derecho.

En el momento del accidente, la pareja se trasladaba a la consulta de control de embarazo. Tras el accidente, la guiadora del Spirit se encerró en su automóvil.

Al lugar llegaron paramédicos de la SSP, quienes luego de auxiliar a la madre indicaron que era necesario su traslado al hospital para verificar el estado del bebé. Sin embargo, el papá de la guiadora del auto convenció al esposo de la lesionada para que los paramédicos no la llevaran al hospital, a fin de evitar la detención de su hija.

“Vamos a esperar a que venga la ambulancia de la aseguradora”, dijo Chim Estrella y firmó la hoja de deslinde de responsabilidades.

“Bueno, queda bajo su responsabilidad, nosotros nos retiramos”, indicaron los paramédicos, quienes insistieron: “Es necesario trasladarla al hospital porque ella se ve bien, pero dice que el bebé no se mueve. Hay que hacerle un ultrasonido”.

Los vecinos, se acercaron al esposo para indicarle que hubiera permitido que se llevara la ambulancia a su esposa. “Ellos nada más están viendo por su hija, tu deberías de ver por tu hijo”, le explicaron.

A las 8:45 de la mañana, dos horas después del accidente, la madre fue llevada en ambulancia particular al hospital. La aseguradora no llegó.- David Chan Caamal




Volver arriba