“Hazaña” de un empleado

Usó el auto de un huésped y no supo manejarlo

Mario Lope Perera observa los daños a sus Volkswagen, que él mismo chocó con una camioneta "prestada"

Mario Lope Perera, empleado del hotel “Maya Yucatán”, protagonizó un peculiar accidente ayer a las 8:20 de la mañana en el centro de Mérida: con el vehículo de un huésped que tomó prestado chocó con su propio auto y luego con el vehículo de un funcionario federal.

El trabajador dijo que al intentar sacar de reversa del estacionamiento del hotel una camioneta Grand Cherokee, placas SNE-5800, del Estado de Nuevo León y propiedad de un huésped, el vehículo se “aceleró” y al salir se estrelló con el Volkswagen placas YZB-29-05, propiedad del mismo Lope Perera, estacionado a las puertas del hotel, en la calle 58 entre 55 y 57 del centro.

En su desesperación, en lugar de usar el freno, pisó el acelerador, por lo cual la camioneta se proyectó hacia adelante y chocó contra el costado derecho de la camioneta Ranger placas YP-28620, manejada por Rusell Flores Ayora, subgerente de Conservación de la Conafor y hermano del subdirector de Transporte del Ayuntamiento (René), quien transitaba sobre la calle 58.

Por el impacto con la Ranger, la Grand Cherokee se detuvo. Al parecer al huésped, propietario de la Grand Cherokee, no le informaron que moverían su vehículo. Las llaves las tenían en la recepción.

Al lugar arribaron patrullas de la Policía Municipal de Mérida y un paramédico, quien valoró a Flores Ayora porque se quejaba de un dolor en el cuello.

La Jeep Grand Cherokee es automática y, de acuerdo con el empleado del hotel, “nunca había manejado un vehículo de esos”.

Al salir del hotel para comenzar su paseo por la ciudad, la dueña de la Cherokee se dio cuenta de que su vehículo había sido chocado.

“No se preocupe, el hotel tiene seguro civil”, le indicaron para tranquilizarla.

El vehículo que resultó más dañado fue el Volkswagen, el cual resultó con todo el frente arrugado.

Se llegaría a un arreglo, por lo que no se requirió la intervención de peritos de la Policía Municipal.- David Chan Caamal




Volver arriba