Fallece en servicio

Infarto al corazón mata a camionero en Plan de Ayala

Algunos pasajeros y autoridades de la SSP y de la Fiscalía General del Estado junto al autobús en el que falleció William Alberto Ortiz Herrera

William Alberto Ortiz Herrera, de 59 años de edad y camionero de la Alianza de Camioneros de Yucatán, sufrió un infarto fulminante al corazón, mientras conducía en la colonia Plan de Ayala Sur, en Mérida. Murió en el interior del camión cuando transportaba a 12 pasajeros, quienes sufrieron crisis nerviosa.

Por unos segundos el camión se quedó sin control al volante, lo que ocasionó que chocara con el camellón que divide ambos cuerpos de la vía. Uno de los pasajeros se puso al volante para evitar un accidente de mayores consecuencias. Logró frenar el camión.

Los hechos ocurrieron a las 10 de la mañana en la calle 50 entre 171 y 173 de la colonia Plan de Ayala Sur. De acuerdo con los datos recabados, el autobús placas 800445-Y, de la ruta 50 Xmatkuil, manejado por Ortiz Herrera, transitaba de Sur a Norte sobre la calle 50.

Al llegar al tramo de las calles 171 y 173 se comenzó a sentir mal; de repente se desmayó sobre el volante.

El vehículo se quedó sin control, pero gracias a la intervención de dos pasajeros se logró controlar y frenar la unidad. De los ocupantes del autobús, unos le brindaron los primeros auxilios al camionero, mientras otros, a gritos, pedían auxilio: “Ayuda, ayuda, el camionero se está muriendo”.

Uno de los vecinos corrió a un consultorio de Farmacias Similares, a 20 metros del lugar del percance.

El doctor llegó y con la ayuda de los pasajeros lo recostaron en el piso del camión; el galeno le dio reanimación cardiaca, pero, aunque insistió en el masaje en reiteradas ocasiones, no le pudo salvar la vida al chofer.

A los pocos minutos arribó la ambulancia Y-10 de la SSP y una ambulancia de la Cruz Roja; los paramédicos certificaron la muerte. Personal de la Fiscalía General del Estado realizó las diligencias para el levantamiento del cadáver; decenas de personas y camioneros llegaron para ver las diligencias.- David Chan Caamal




Volver arriba