Extorsionadores

Alertan del alza en vacaciones de engaños y timos

Resultar ganador de un sorteo, un falso secuestro o el pariente “detenido” en el aeropuerto por traer dólares, son algunos de los formas más comunes que los extorsionadores utilizan para engañar a sus víctimas y obtener dinero fácil, alerta la fiscal del Estado, Celia Rivas Rodríguez.

La funcionaria hace un llamado a la población a no caer en estos engaños o extorsiones, que se incrementan del 20 al 25 por ciento durante las vacaciones.

La población debe redoblar precauciones y no proporcionar información por teléfono ni por las redes sociales, añade. En caso de recibir una llamada de esta índole no se debe depositar dinero.

La Fiscalía trabaja en la prevención e investigación de esos delitos a través de la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro.

Supuestos gritos

El argumento del falso secuestro es muchas veces reforzado con la voz de una persona gritando “papá” “mamá”, “ayúdame”, con lo que la víctima es convencida de que su pariente está retenido por presuntos integrantes de bandas organizadas y, por tanto, creen que deben depositar dinero.

Los delincuentes también utilizan el argumento del falso accidente de tránsito.

En estos casos el ciudadano cree estar hablando con un pariente que viene de otra ciudad, pero que en el trayecto sufrió un percance en el que resultaron personas lesionadas, por lo que debe pagar un dinero para cubrir los daños y que la policía lo deje en libertad.

El dinero se lo solicitan a la víctima de manera inmediata, ante la “urgencia”.

En el caso de la extorsión por el supuesto familiar retenido en el aeropuerto por traer muchos dólares, los sujetos llaman diciendo que se trata de un sobrino que viene del extranjero y que quiere darle una “sorpresa”.

Los delincuentes luego dicen que el familiar está detenido por no declarar una importante suma de dólares que trae, por lo que solicita que le depositen un dinero para que lo dejen ir.

La Fiscal exhorta a denunciar las extorsiones al 066, 089 y 177, este último desde un Telcel.- David Chan Caamal




Volver arriba