En crisis durante un careo en el juzgado

Una mujer sufre dolores y otra no contiene el llanto

1 / 2


Minerva Melissa Baeza Villagrán es auxiliada en el juzgado séptimo penal ante los fuertes dolores que empezó a sentir en plenas diligencias. Otra mujer rompió en llanto durante un careo con su esposo
Ayer se registró una agitada jornada en los tribunales por el cierre de los juzgados tercero y quinto. En la foto, el traslado de expedientes


Los juzgados penales registraron singular jornada ayer: además de que todos abrieron sus puertas sin ser día hábil, hubo carreras por el cierre de dos juzgados y dos mujeres cayeron en crisis durante sendas diligencias.

Las prisas se deben a la entrega y recepción de cientos de expedientes, que tendrán nuevos números de acuerdo con el tribunal que los recibió por el cierre de los juzgados 3o. y 5o. penales.

En promedio, 150 expedientes en trámite recibió cada juzgado. Se incluye la entrega de evidencias, valores, etcétera.

Además de las prisas, traslado de paquetes y expedientes, en el Juzgado 7o. Penal, que atiende los casos del fin de semana, se dieron dos casos de mujeres que cayeron en crisis durante sus comparecencias.

Paramédicos de la SSP acudieron a ese juzgado para atender a Minerva Melissa Baeza Villagrán, testigo de descargo en el robo de una caja fuerte que denunció el estadounidense Robert Staton Huseltime, oriundo de Pensilvania.

Una reciente extirpación de un riñón provocó que, en diversas circunstancias, la testigo sufriera de intensos dolores. Luego de ser examinada, fue trasladada a un hospital de esta ciudad.

Otra mujer en crisis fue Claudia Vázquez, quien acusó de violación a su esposo José Manuel Juárez Galera. En un careo que sostuvieron, ambos reiteraron sus versiones, el acusado negando los hechos y ella reiterándolos.

El llanto dominó a la quejosa y se suspendió momentáneamente la audiencia.- Rudesindo Ferráez G.




Volver arriba