El vómito, no el pastel, fue la causa de muerte

Revelaciones de la autopsia tras un fallecimiento

Momento en que fue sacado el cuerpo de un hotel meridano

La necropsia realizada a Rosalinda Velázquez Durán, dueña del hotel “Casa Chalía”, cuyo cadáver fue encontrado el miércoles por la mañana, confirmó que el pastel que se encontraba sobre la cama estaba envenenado con el pesticida llamado “Metanate”, el cual es utilizado por los agricultores para matar la hierba de sus cultivos.

Sin embargo, el veneno no fue lo que la mató directamente, sino que el pastel ocasionó que vomitara y se ahogara con el vómito.

La autopsia también reveló que tenía 296.1 grados de etanol en la sangre, lo que ocasionó el vómito.

Según las indagatorias, la mujer preparó su lecho de muerte, debido a que estaba deprimida.

Desde hacía varios meses su esposo se encontraba en estado de coma en el hospital, además de que desde hacía mucho tiempo no mantenía comunicación con su hija y sus nietos que se encuentran en Bélgica.

El martes por la mañana acudió al hospital para visitar a su esposo, pues acostumbraba ir dos veces al día al nosocomio.

La tarde del martes no acudió al hospital para realizar su visita.

Se indicó que iba a recibir a un grupo de 16 turistas, aunque el grupo no llegó.

Según los empleados, desde la tarde se encerró en su habitación, que está en el costado Poniente de la recepción, al parecer para beber.

La ahora fallecida escribió una carta dirigida a su hija recriminando que se había llevado a sus nietos y que no mantenían comunicación.

Poco después roció el pastel con el veneno, del cual comió una parte.

Por el estado de ebriedad en el que se encontraba se vómito, lo que habría ocasionado que muriera por broncoaspiración.

Como informamos, el cadáver fue encontrado alrededor de las 10 de la mañana por el empleado de limpieza.

Al ingresar al cuarto, el empleado vio el cuerpo en la hamaca. Al notar que estaba inmóvil llamó a la policía municipal y un paramédico de la corporación certificó el deceso y dio aviso a la Fiscalía.- David Chan Caamal




Volver arriba