El sueño le gana y choca

Termina su auto volcado luego de golpear un Atos

3_120514p10volcaphoto01
1 / 2


A la izquierda, el Aveo que volcó luego de estrellarse con un Atos estacionado (foto superior), pues el guiador del primer vehículo dormitó debido al cansancio luego de que trabajó hasta tarde y despertó temprano


Espectacular accidente se registró ayer en la mañana en el fraccionamiento Manzana 115, en el Sur de Mérida, donde un auto compacto terminó volcado. A pesar de lo aparatoso del accidente, no hubo heridos de gravedad.

Tras escuchar el ruido ocasionado por el accidente, los vecinos salieron de sus viviendas y auxiliaron al conductor; luego de ayudarlo a salir llamaron a los servicios de emergencia.

Al lugar arribaron paramédicos, bomberos y patrulleros de la SSP.

De acuerdo con los datos aportados en el lugar, el accidente ocurrió a las 6 de la mañana en la calle 97-B entre 66-C y 66-D, del fraccionamiento Manzana 115.

El auto Aveo placas ZAP-92-44, manejado por Ricardo Alejandro Fuentes Trejo, transitaba de Oriente a Poniente sobre la calle 97-B.

Al ir entre las calles 66-C y 66-D el guiador dormitó al volante y entonces perdió el control del vehículo.

El auto se salió de la vía por el lado derecho y, por la velocidad, se estrelló con el auto Atos placas YZU-87-43, el cual se encontraba estacionado.

Por la fuerza del impacto, el Aveo terminó volcando con las llantas para arriba y así continuó sobre el asfalto unos metros, para luego quedar en sentido contrario al cual transitaba.

Varios vecinos que escucharon el fuerte ruido del choque salieron de sus casas a ver qué era lo que ocurría.

Al ver que el guiador quedó atrapado en su vehículo, lo ayudaron a salir. En minutos llegaron bomberos y paramédicos de la SSP.

Los socorristas auxiliaron al guiador, quien no ameritó el traslado a un hospital, pues lo ayudó que llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Respecto al accidente, Fuentes Trejo indicó que el cansancio lo dominó porque trabajó hasta muy tarde y se había despertado a las cinco de la mañana, por lo cual el sueño le ganó.

“Fueron unos segundos”, declaró el guiador.

El ajustador de la aseguradora de su auto llegó a un arreglo por los daños al otro vehículo y al pavimento.- David Chan Caamal




Volver arriba