Dos volcaduras el fin de semana

Resultan ilesas 5 personas, pese a lo aparatosos

Así quedó el Peugeot que conducía Rodrigo Ocaña Sosa, quien iba a la comisaría de Flamboyanes, donde vive, luego de volcar cuando el guiador perdió el control del volante al dormitar en la vía Mérida-Progreso

Dos volcaduras en carreteras del estado dejaron cuantiosos daños materiales y heridos leves en la jornada del fin de semana.

Una de ellas ocurrió en la madrugada, en la carretera federal Mérida-Cancún, donde una camioneta, perteneciente a la Sonora Dinamita, se salió del camino y volcó.

Los cuatro integrantes que viajaban en el vehículo resultaron con heridas que no ameritaron ingreso a un hospital.

El accidente ocurrió en el kilómetro 29, a la entrada de Seyé. al parecer por unas marquetas de hielo en la vía.

De acuerdo con los datos, Luis Armando Medina Balam, guiador del Oldsmobile placas YZA-92-73, transitaba de Oriente a Poniente, a Mérida.

Al llegar al kilómetro 29, el vehículo chocó contra unas marquetas de hielo que estaban en el pavimento, lo que ocasionó que el guiador perdiera el control del volante.

La camioneta se salió de la vía y se internó en el monte, chocó contra unas piedras y quedó semi-volcada. Medina Balam, vecino de la colonia Azcorra, junto con sus compañeros de grupo, Doris, Omar, Félix y Jorge, resultaron con heridas leves. Paramédicos de la SSP los auxiliaron.

El otro accidente ocurrió a las 5:30 de la mañana en la carretera Mérida-Progreso, donde un Peugeot, luego de dar tres volteretas, terminó con las llantas arriba, a un costado de la vía.

En el accidente resultó ileso Rodrigo Ocaña Sosa, quien se dirigía a la comisaría de Flamboyanes, donde vive.

Según los datos recabados en el lugar, Ocaña Sosa acababa de salir de su trabajo como gerente del restaurante “El Mirador”, ubicado en el malecón de Progreso.

De 25 años, después de salir por su propio pie del destrozado automóvil, el guiador llamó por teléfono a su esposa, Marisol Balam, y la despertó con la noticia de que había sufrido un accidente a la altura de Mitza, en el kilómetro 30, a dos kilómetros de Flamboyanes.

Cansado por la mala noche, Ocaña Sosa dormitó y se salió de la vía; cuando reaccionó, maniobró para regresar a la carretera, pero por la velocidad en la que transitaba chocó contra un poste del alumbrado público y perdió el control del vehículo.

El automóvil dio tres volteretas y perdió las llantas delanteras; los adornos, el parabrisas y el medallón trasero se rompieron, las bolsas de aire se activaron y ayudaron a que el chofer, quien usaba el cinturón de seguridad, salvara la vida.Para Marisol Balam, su esposo se salvó de milagro, volvió a nacer, porque el auto quedó destrozado por las volteretas que dio; Ocaña Sosa sólo resultó policontundido, pero no presentaba fracturas, salió por su propio pie del volcado automóvil y esperó al representante de la aseguradora y a los agentes de la Policía Federal, quienes se hicieron cargo del accidente.El vehículo fue retirado de la carretera a las 8:30 de la mañana por una grúa.- Gabino Tzec Valle / David Chan Caamal

Volcadura | Progreso

El cansancio por el trabajo nocturno ocasionó una aparatosa volcadura ayer.

“De milagro”

Para Marisol Balam, su esposo se salvó de milagro, “volvió a nacer”, porque el auto quedó destrozado por las volteretas que dio; Rodrigo Ocaña Sosa resultó policontundido, pero no presentaba fracturas. Salió por su propio pie del volcado automóvil y esperó al agente de la aseguradora y a los oficiales de la Policía Federal, quienes se hicieron cargo del accidente. El vehículo fue retirado de la carretera a las 8:30 de la mañana por una grúa.




Volver arriba