Dos casos de abusos a juicio

Cuando menos dos casos de delitos sexuales se atendieron ayer en los juzgados penales: un “huesero” fue acusado de cometer abusos deshonestos contra una menor y un tío de ultrajar a su sobrina.

En el caso del quiropráctico, el detenido es Enrique Adiel Campos Zapata, de 68 años, quien atiende en el templo “Siloé”, en la calle 80 entre 65-A y 67, cerca del Centenario.

La señora María del Carmen García acudió a “una sobada” y llevó a varios cercanos familiares, entre éstos dos menores. Durante la atención una de las menores se interesó por la forma como se curaba a su pariente.

Al acercarse a Campos Zapata habría sido tocada sobre su ropa, al mismo tiempo que le indicaban, “es para que juegues mejor el fútbol”.

Sin embargo, el detenido asegura que no tocó a la menor, excepto cuando ella “se acercó demasiado” para ver qué hacía el inculpado. “Mi codo rozó con su cadera, fue todo”, indicó.

Asimismo, expresó que en el sitio donde atendía es de una sola habitación en la que estaban varios familares de su paciente.

En el otro caso, en el Juzgado 6o., Raúl Alberto Quijano Pantoja, de 47 años, negó haber ultrajado a una sobrina política, menor.

Se le atribuye abuso sexual, violación equiparada, violación y corrupción de menores e incapaces. No tiene derecho a fianza.El acusado negó los hechos, dijo que la menor “no está bien, tiene problemas” y quizá por eso lo acusa. La denuncia la promovió la madre de la menor.- R.F.G.




Volver arriba