Dos ante un juzgado por presuntos ultrajes

Abraham Zapata Chávez y José Joel Velázquez Ramírez fueron acusados de ultrajar a menores de edad; el primero era empleado de la madre de su víctima y el segundo es “curandero”.

“Ese día que dicen yo estaba en mi casa luego de trabajar con la mamá de la menor, es falso lo que me acusan”, manifestó Zapata Chávez en declaración que rindió en el Juzgado 2o. Penal.

Por su parte, el curandero Velázquez Ramírez negó haber atacado a dos mujeres, una menor y ambas hermanas de un agente de la Fiscalía General del Estado.

La madre de una menor denunció que Abraham Chávez sostuvo relaciones con la joven, por lo que fue acusado de estupro y corrupción.

Un testigo afirma que el inculpado había anunciado “enamorar” a la hija de su patrona, por dos razones: “Está bonita la niña y su mamá tiene dinero”.

Luego de relatar cómo sostuvo relaciones sexuales a principio de ese mes con Zapata Chávez, alias “Gordito”, la menor escribió en un cuaderno de su escuela que lo amaba. Este manuscrito lo vio una hermana de la joven y de esa manera se iniciaron las averiguaciones.

En el caso del “curandero” Velázquez Ramírez, un agente ministerial, habría recomendado a sus hermanas la ayuda “espiritual”, ya que relataban que veían “cosas extrañas” e incluso “alguien se acostaba” en la misma cama de una de sus parientes.

El detenido acudió a la casa de sus clientes en la Zacil-Ha, donde ultrajó a una menor y cometió abusos deshonestos contra la mayor.En ambos casos luego de “untarles algo que las entumecía”. Los hechos fueron el domingo. En ambos casos los detenidos no tienen derecho a fianza.- R.F.G.




Volver arriba