Denuncia

A unos días haber presentado una queja ante la Codhey por acoso y hostigamiento laboral en la Sedesol para obligarla a renunciar a su plaza, la licenciada Alejandra Bobadilla Crespo interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía estatal a fin de que se investiguen los hechos y se castigue a los responsables del presunto ilícito.

La joven, jefa de la Unidad de Desarrollo Social y Humano de la delegación de la Sedesol en Yucatán, acudió a la Agencia 35 del Ministerio Publico, ubicada en el fraccionamiento Cordemex, donde relató los agravios en su contra, que incluye la amenaza de “sembrarle” droga en su vehículo o atentar contra ella o su familia.

La licenciada Bobadilla Crespo denunció hechos posiblemente delictuosos contra quien o quienes resulten responsables. La averiguación previa quedo asentada en el expediente 3053/35/2013.En la diligencia, la funcionaria reiteró que el principal autor del hostigamiento laboral es Óscar Eduardo Medina Cruz, coordinador operativo de la Sedesol, pero intervinieron otros funcionarios.La mujer, madre de dos hijos, uno de ellos enfermo, afirmó que el primero que le pidió renunciar a su plaza fue el delegado Borjas Romero, a quien, por cierto, desmiente, ya que no ha faltado ni un sólo día a laborar y su jefe no puede alegar desconocimiento del caso, ya que él inició el hostigamiento.Al no acceder a firmar su renuncia, comenzaron las represalias, al despojarla de su computadora y sacarla de su oficina hasta dejarla en los pasillos, donde sigue presentándose a trabajar; las represalias fueron subiendo de tono hasta que en sendas reuniones Óscar Medina le advirtió que el “Jurídico del Gobierno del Estado es el que quiere su plaza” y si no accede a renunciar, la obligarían por otros medios, pues él conoce y le consta como operan en estos casos.Según Óscar Medina, “la gente del Jurídico del gobierno del Estado le puede sembrar droga, la agrediría físicamente o hacerle algo a su familia”, entre otros “métodos” que, según él, suelen utilizar, para perjudicarla y quedarse con su plaza.Lo que no vio el hostigador es que Alejandra Bobadilla grabó las conversaciones, en las que se escuchan claramente las amenazas, varios medios de comunicación escucharon el audio en la Codhey el lunes pasado durante la presentación de su queja, material que ofrecerá en prueba para sustentar su denuncia.




Volver arriba