De milagro se salvaron

Vuelcan albañiles y se incendiasu camioneta

Totalmente quemada quedó la camioneta en la que viajaban cinco personas, varias albañiles que laboran en la calle 60 norte de Mérida

La tragedia rondó ayer a las 8:30 de la mañana en la parte más alta del puente que comunica a la carretera Mérida-Campeche con el periférico de Mérida, donde una camioneta en la que viajaban unos albañiles volcó y se incendió.

De acuerdo con los datos, la camioneta placas ZAE-5068, manejada por Melchor Pat transitaba de Poniente a Oriente, en la carretera Mérida-Campeche, rumbo al Periférico, procedente de Halachó; se dirigía a los trabajos de repavimentación de la calle 60 Norte, para dejar a unos albañiles que laboran ahí.

Al subir el puente, la llanta delantera izquierda se estalló y por la velocidad el guiador perdió el control del volante.

El vehículo chocó con el muro de contención, lo que evitó que cayeran del puente. Sin embargo, el vehículo rebotó y dio varias volteretas hasta quedar volcada sobre su costado derecho. Luego se incendió.

Al lugar arribaron bomberos y paramédicos de la SSP, quienes auxiliaron a los lesionados. Los tragahumos sofocaron las llamas y evitaron que explotara el tanque de combustible, que estaba lleno. Los cinco ocupantes del vehículo lograron salir, según relataron, rompiendo las ventanas para escapar. Todos resultaron lesionados. Dos de ellos, José Angelino Caamal Can y Elías Tuz Mut, tuvieron cortadas en las manos por los cristales rotos, por lo que fueron llevados a un hospital por la ambulancia Y-3.

“Sentíamos en calor, era como estar en el infierno. Pensamos que no íbamos a salir”, relató Caamal Can.

Luego de salir del vehículo, a los pocos minutos se escucharon las explosiones de los neumáticos al quemarse.

En minutos llegaron los bomberos y varias ambulancias de la SSP, cuyos paramédicos a auxiliaron a los lesionados.

Bajo el puente se encontraron pedazos de la defensa del vehículo y uno de los tapones de la llanta; antes de volcar la camioneta se impactó con el muro de contención, donde quedó incrustado un pedazo del vehículo.

“El domingo voy a misa a dar gracias a Dios que nos salvamos”, dijo Caamal Can.- David Chan Caamal




Volver arriba