Crimen en Mocochá

Fin a matrimonio cuando un sujeto mata a su esposa

1 / 3


Peritos de la Fiscalía durante las primeras pesquisas por el asesinato de una mujer ocurrido en Mocochá
Arriba, el señor Luis Catzín Chan, padre del presunto asesino, en un interrogatorio de la policía; a la izquierda, familiares de la difunta, entre ellos, de gorra negra, el padre de la ahora occisa


MOCOCHÁ.- Una relación tormentosa que derivó en la separación de una pareja que estaba a punto del divorcio terminó ayer cuando un hombre asesinó a su cónyuge en la casa que habitaron en este municipio.

Edgar Ángulo Esparza, director de la Policía Municipal de Mocochá, explicó que a las 13:20 horas recibieron el reporte de Marina Pech Tzuc, de 20 años de edad, informando que su hermana, , de 34, fue hallada muerta en un predio de la calle 16 entre 11 y 13.

Al llegar al lugar la policía encontró el cuerpo boca abajo, en la cocina, con una herida de 10 centímetros en la nuca, producto de un golpe contuso; los paramédicos certificaron la muerte.

El cuerpo fue hallado por Aída Catzín Pech, de 12 años de edad e hija de la occisa, quien volvía de la primaria en donde estudia; de inmediato la niña avisó a su tía, quien notificó a la policía.

Luego de que se separó de su esposo, Gaspar Catzín Pech, de 35 años, hace como tres semanas, Wendy Guadalupe vivía con sus dos hijos, Aída y un niño de cinco años.

Oficiales de la SSP que llegaron al lugar de los hechos escucharon de Fernando José Pech Hau, de 59 años y padre de la víctima, que su hija vivía un matrimonio tormentoso con su cónyuge; “es bien celoso y llegó a golpearla en tres ocasiones, la última vez le dejó los ojos morados”.

“Por eso Wendy decidió divorciarse; hace tres semanas que no vivían juntos, pero mi yerno siempre decía que no estaba dispuesto a perderla, o era de él o de nadie.

“Tenían como 15 años de casados. Aunque mi yerno no tomaba, tiene un carácter muy fuerte por los mismos celos que lo consumen, sobre todo que mi hija trabaja en Mérida limpiando casas y él en una constructora en Mérida”.

Los vecinos dijeron que ayer vieron llegar a Wendy a su casa a las 11:30 de la mañana; otros, que dos personas en motocicleta con cascos y lentes oscuros, “como cobratarios”, preguntaron por su dirección y nunca se quitaron sus cascos.

A las tres de la tarde llegó al lugar Luis Catzín Chan, padre de Gaspar, quien dijo que unos policías llegaron a su casa en Ixil a preguntar por su hijo, quien vive con él los fines de semana, porque de lunes a viernes duerme en la empresa donde trabaja.

“Cuando fueron los policías municipales a la casa, mi hija le habló por celular a su hermano, como a las 2:15, y él le dijo que estaba trabajando; los oficiales fueron a buscarlo”.

Datos recabados señalan que en Mérida se hizo un operativo para su captura, pero no lo encontraron; en la empresa se informó que estaba llevando material a distintas rutas.Hasta las siete de la noche no se había levantado el cadáver. Los peritos encontraron 21 indicios para su investigación, desde sangre en todo el cuarto hasta varios objetos tirados, producto de una riña en el lugar.- Mauricio Can Tec




Volver arriba