Choca y deja su vehículo

Conductor ebrio asegura que bebió en una posada

Una noche de parranda tuvo abrupto final cuando el guiador del Volkswagen sedán placas YZU-7133 perdió el control del volante, subió al camellón, chocó contra unas palmeras y las derribó.

El vehículo quedó en medio del camellón.

De acuerdo con los vecinos, después del accidente el guiador fue auxiliado por un vehículo particular y trasladado a un hospital. “Apenas se podía parar”, indicó Alejandra Mukul, una vecina.

El accidente habría ocurrido a las 4:30 de la mañana de ayer en la calle 31 entre 86 y 88 de Ciudad Caucel.

El automóvil transitaba de Poniente a Oriente sobre la calle 31, pero al llegar al tramo referido el guiador perdió el control del volante. El volcho subió al camellón, avanzó unos metros y se estrelló de frente contra unas palmeras.

El guiador se dio a la fuga dejando abandonado el auto.

Vecinos que trataron de auxiliar al guiador dijeron que éste estaba en completo estado de ebriedad y apenas podía hablar y caminar. “Nos dijo que venía de una posada”, relató un testigo.

Agentes de la SSP rescataron el vehículo, que fue trasladado al corralón de la SSP para las diligencias.

El auto sería puesto a disposición de la Fiscalía y por medio del padrón vehicular se ubicaría al propietario, quien deberá pagar los daños y fuerte multa por abandonó del vehículo siniestrado.

Los agentes dijeron que es necesario manejar con precaución en estas fiestas y recurrir al conductor designado en caso de beber.- David Chan C.




Volver arriba