Catean céntrica casa

Operación federal por vehículos de dudosa procedencia

3_200614p12cateyophoto01
1 / 3


Varios aspectos del retiro de varios autos ocultos en dos predios de las calle 50 y 52 del Centro, en un operativo conjunto realizado por el Ejército, La PGR, Policía Federal Ministerial, Secretaría de Seguridad Pública y Municipal


Bajo fuertes medidas de seguridad y con total hermetismo, efectivos del Ejército Mexicano, la PGR y la Policía Federal llevaron a cabo un cateo ayer, desde las 8:30 de la mañana y hasta el cierre de esta edición, en el predio número 436 de la calle 52 entre 43 y 45, así como en el predio número 425 de la calle 50 entre 43 y 45, los cuales se comunican, ambos en el centro de Mérida.

La operación generó diversas versiones de los vecinos, quienes incluso hablaron de que se aseguraron armas, drogas y se detuvo a dos personas.

De acuerdo con los vecinos, la operación comenzó con la llegada de una camioneta del Ejército, en la que los militares montaron una ametralladora y apuntaron al portón de la vivienda, pintada de rosado y con muros en color mamey y blanco.

Posteriormente, dos soldados saltaron la barda y luego derribaron la puerta.

Al ingresar los militares y elementos de la PGR, se escucharon primero dos disparos y luego tres más, como parte del procedimiento para ver si había alguna respuesta con arma de fuego.

Minutos después los soldados salieron llevando a dos personas esposadas sobre la calle 52 y las dirigieron de la 45 a la 54. Sin embargo, por alguna razón los devolvieron al interior del inmueble.

Los vecinos dicen que los militares se movieron en los techos del predio y en zonas aledañas en busca de más personas.

Vehículos incautados

Fuentes extraoficiales de la PGR confirmaron que se trató de un cateo en los predios para asegurar 41 vehículos de dudosa procedencia.

El operativo, en el que se utilizaron grúas de la Policía Municipal y de la Secretaría de Seguridad Pública, que se inició a las 8 de la noche, terminó a las 10:30 de la noche cuando se retiro el último de los vehículos incautados.

Como medida de seguridad, las autoridades sugirieron a los vecinos que durante el operativo se mantuvieran en sus casas y cerraran puertas y ventanas.

Asimismo, al inicio de la operación no se permitió que los representantes de los medios de comunicación se acercaran a menos de 100 metros del lugar. Luego se permitió que pasaran a una distancia de 20 metros.

El área fue custodiada por efectivos del Ejército.

Para la operación de entrada a los predios, inicialmente sólo participó personal del Ejército Mexicano y de la Policía Ministerial Federal; después, elementos de las policías locales apoyaron en las operaciones de rescate de los vehículos, que se inició a las 8 de la noche cuando fue cerrada totalmente la calle 50, desde la calle 41 hasta la 49.

Hasta que todos los vehículos estuvieron enfilados, en una especie de convoy se dirigieron a un corralón de la PGR donde fueron resguardados.

Entre los vehículos incautados la mayoría era de la marca Volkswagen, entre ellos Jetta, Passat, Combis modificadas y sedanes.

También había camionetas: Fleetside, Ranger y Hummer, todas de modelos recientes, así como tres tipo Van.

Algunos de los automotores tenían placas de los estados de Jalisco, Querétaro, Estado de México, Distrito Federal, Morelos y Quintana Roo.

Llamó la atención que la mitad de los vehículos ya tenía placas del estado de Yucatán, algunos incluso sin montar todavía.- Alejandro Moreno Peña / David Chan Caamal

Crónica

CATEO EN CÉNTRICA CASA

La operación comenzó a las 8:30 a.m. con la llegada de una camioneta del Ejército, en la que los militares montaron una ametralladora y apuntaron al portón de la vivienda. Posteriormente, dos soldados saltaron la barda y luego derribaron la puerta. Al ingresar los militares y elementos de la PGR se escucharon primero dos disparos y luego tres más, como parte del procedimiento para estos casos. Minutos después los soldados salieron llevando a dos personas esposadas. Los vecinos dicen que los militares se movieron en techos y zonas aledañas en busca de más personas. Hasta el cierre de la edición, aun cuando ya no había ningún vehículo en ambos predios, personal de la PGR y del Ejército Mexicano continuaban en el interior de las casas. De acuerdo con los vecinos, el predio de la calle 52 lo empezaron a remozar hace dos años, pero desconocían quién era el propietario ya que todas las personas entraban al lugar a bordo de vehículos. Dos bares ubicados en las cercanías optaron por no abrir a falta de clientes, así como negocios de aluminio, lavaderos y tiendas de pinturas. Para Mauricio García, empleado de una tienda de aluminios, “fue un día muerto”. Por el contrario, un tendejón de la calle 45 con 52 hizo su agosto con la venta de refrescos y agua.




Volver arriba